bill-gates-ice-bucket

Los malos motivos echan a perder los buenos actos #icebucketchallenge

Los malos motivos echan a perder los buenos actos. (John Piper)

‘… Últimamente eh estado reflexionando en las “modas”. Casi inevitablemente puedo percibir motivos equivocados en los “buenos actos”. Campañas para esto, campañas para lo otro; retos para esto y retos para lo otro. Y de pronto, nos encontramos sumergidos en esas ‘modas’ —hablo del pueblo cristiano. Me dirán, —casi puedo leer sus pensamientos— ¿Qué tiene de malo hacerlo por las buenas causas? A lo qué puedo responder de muchas maneras; pero sí, puede que tengan razón, no tiene nada de malo, y quizá yo sea un agua fiestas, quizás sea eso. Pero de todas maneras voy a decir lo que pienso.

Grabarse en un vídeo, y retar a otros suena bien; una cadena interminable puede propiciarse por esos buenos actos. Sin embargo, eso no traerá cambios significativos a las personas que lo hacen. ¿De qué sirve que les diga un verso bíblico “una vez” en vídeo? —por favor, no me lo tomen personal, es mi opinión— ¿De que sirve que la gente done dinero y se eche agua fría sobre sí, y después nunca más lo vuelva a hacer? Y después otros se quejarán que desperdician el agua —para todos hay.

Aquí esta el punto importante para mí; “todo mundo puede hacerlo una vez”, y qué bien, otros saldrán beneficiados de ese “buen acto”; pero no habrá cambios significativos en la persona que se ve “obligada” a hacerlo porque otro públicamente lo ha retado. Los motivos son muy peligrosos, porqué en primer lugar, las mejores cosas del cristianismo no son actos buenos, sino actitudes; y hacerlo por obligación, o hacerlo para verte mejor que los demás, ya estás ensuciando tu buena acción del día. No sólo es hacer cosas buenas, sino hacerlas con la motivación correcta: “La gloria de Dios”.

Nada cambiará si sólo hacemos las cosas una vez; nada. Por eso, yo digo que si van a hacer algo, que no sea por moda, sino que perseveren en ello. Ese es el cristianismo; no es hacer de vez en cuando algo bueno, sino perseverar en ello. Los primeros cristianos lo hacían; perseveraban en la doctrina, en la comunión, en el partimiento del pan, y en la oración. Allí se mantenían, y nadie los movía; no fue una moda pasajera, fue su vida desde el inicio hasta el fin.

Por tanto, mi opinión y mi consejo es, si han de hacer algo bueno, perseveren en ello. Eso sí traerá cambios significativos en ustedes y en los demás. Que Dios nos ayude’.

Jonathan García, #Modas #icebucketchallenge.

martires-cristianos-circo-roma

Por la Iglesia

Acción de Gracias, día #03: ‘Por la Iglesia’.

Gracias Señor por todos aquellos con vestiduras blancas que te ha placido atraer a ti. Aquellos hombres que prefirieron ser avergonzados y perseguidos antes de procurar los placeres terrenales. Hombres y mujeres de los cuales el mundo no era digno. Se enfrentaron a la persecución; sus convicciones eran tan fuertes y el Espíritu llenándolos cada día que preferían morir antes de negar a Jesús el Mesías.

Hombres que se reunían aun en las catacumbas romanas, que arriesgaban su vida en cada “reunión de oración”. Hombres y mujeres, incluso niños que morían en el centro del Coliseo Romano destrozados por las fieras, y masacrados o quemados; pero siempre con una alabanza en su boca. En ellos se cumplía la palabra:

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; (2 Co 4.7–9)

Una multitud que nos han dejado un legado y una inspiración para seguir luchando en este mundo pasajero que va sin rumbo ni dirección. Esta noche doy gracias por todos ellos, incluso por los que hoy están siendo atribulados por defender su fe; fortalécelos. Ayúdanos a cada uno que es parte de tú Iglesia, a ser agradables a ti, y siempre perseverar en la doctrina, en la comunión, en la cena del Señor y la oración. ¡Amén!

la-biblia

Por la Palabra de Dios

Acción de Gracias, día #02: ‘Por la Palabra de Dios’.

Dios sin necesidad ni obligación quiso darse a conocer. Quiso fijarse en el ser humano para hablarle de sus planes y de sus propósitos; tenerle en cuenta en su reino. El Dios Todopoderoso, Eterno, Grande y Temible viniendo al hombre y revelando su verdad, sus caminos, sus pensamientos.

La Palabra de Dios es única en su continuidad. A prueba de todo; muchos han querido destruirla, pero cuando destruyen una, nacen cien. Única en su traducción, a más de 2450 idiomas y dialectos ha llegado —cómo ningún otro libro. Sobreviviendo al tiempo, a la “revolución” de los pensamientos y a la persecución.

La Palabra de Dios, inspirada, infalible, lo que habla es verdad, autoritativa en todo lo que enseña; El pensamiento y la revelación son divinos pero la expresión de la comunicación es humana. Cuarenta hombres, impulsados y llenos de Dios hablando su mensaje. Trayendo Salvación, abriendo los ojos, transformando las vidas, mostrando el Camino a la Vida en Cristo.

Por esto y por muchas cosas más, Dios, gracias por la Biblia. Por lo que hizo, por lo que sigue haciendo y por lo que hará. ¡Amén!

12. Perseveraban Doctrina

12. Perseveraban en la Doctrina | #CEO

12. Perseveraban en la Doctrina

 Casa de Oración Rancho Nuevo | 10 de Agosto de 2014 | Jonathan García | #CEO

12. Perseveraban en la doctrina

Hechos 2. 41Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. 


Extracto:

Los que recibieron la Palabra se añadieron a la Iglesia, a los apóstoles y los demás, esa comunión se convirtió en lo más importante para ellos en la vida; al grado que padecieron persecución por defender sus convicciones. Y la pregunta importante del día sería, ¿Para qué se unieron a la Iglesia? ¿Y para que se separaron del mundo? Es la pregunta de nuestro sermón.

Estos hombres formaron la primera iglesia como tal. ¿Pero para qué sirve la iglesia cristiana? ¿Qué hace? ¿Qué ofrece? ¿Se reúnen los cristianos co (más…)

7. Apocrifos

Los Libros Apócrifos

7. Los Apócrifos

* Notas tomadas de G. Báez-Camargo;  LaSor, W. S., Hubbard, D. A., & Bush, F. W; Comfort, P. W., & Serrano, R. A.

NUESTRA BIBLIA — 7. Los Apocrifos

“Los otros libros eclesiásticos, sobre los cuales, aunque sean útiles, no se puede fundar ningún artículo de fe. San Jerónimo y de Lutero.

Hemos llegado al tema correspondiente a la pregunta ¿Por qué nuestra Biblia tiene menos libros que la católica? Ya la semana anterior vimos un adelanto del cómo responder. Debemos conocer un poco de historia, dar un breve recorrido por los personajes más influyentes en la historia de la Iglesia Cristiana; tanto cuando era una misma la católica y protestante, y cuando se separaron. Veremos que las posiciones de los creyentes en la mayor parte fue la misma. La reforma marcó la posición para la Iglesia Católica Romana con su contrarreforma, pero aun la Iglesia protestante siguió con el mismo criterio en cuanto a los libros no inspirados.

Los católicos llaman «protocanónicos» a los libros que aparecen en la Biblia Hebrea y «deuterocanónicos»6 a los demás libros y otros pasajes de los libros protocanónicos que sólo aparecen en el Antiguo Testamento Griego. Estos términos equivalen a «canónicos» y «apócrifos» según el uso protestante y judío. Tanto los libros protocanónicos como los deuterocanónicos fueron declarados inspirados y autorizados en los Concilios de Trento (1547 d.C) y Vaticano (1870).[1]

(más…)

slide_40

Gracias por la Salvación

Acción de Gracias Día #01:

1. Gracias a Dios el Padre por su Plan de Redención. Ese plan maestro que desde antes de la fundación del mundo fue (Efesios 1.4), que se manifestó desde el principio (Génesis 3.15) y fue revelándose en cada libro del Antiguo Pacto. Su plan no ha fallado cuando llegó el cumplimiento del tiempo (Gálatas 4.4), nos ha dado a su Hijo para salvar a todo aquel que cree.

2. Gracias a Dios el Hijo por su Sacrificio en la Cruz. Jesucristo de Nazaret, la Justicia de Dios (Romanos 3.22), el mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2.5), Dios encarnado, Dios con nosotros (Isaías 7.14); ha conseguido con ‘un sólo sacrificio’ la eterna redención de los santificados (Hebreos 9.12).

3. Gracias a Dios el Espíritu Santo por sellarnos hasta recibir nuestra herencia. El Espíritu de Verdad, el cual el mundo no puede recibir, aquel que nos guía a toda verdad (Juan 16.13), nos ha sido dado para llenarnos de capacidad (Hechos 1.8) y así cumplir sus estatutos (Ezequiel 36.27), sin el cuál no podríamos permanecer firmes en la Gracia.

Lo más importante en esta vida es la Salvación del alma; sin ella no tengo nada aunque abunde en bienes, pero teniéndola no me hace falta nada aunque en todo escasee.

— Jonathan García.