La Nueva Versión Internacional – ¿una versión diabólica?


Por  ​Gary Shogren | Razon de la esperanza | #VersionesBiblias

La persona hispanohablante puede escoger de varias versiones excelentes del Nuevo Testamento. Ellas se pueden dividir en dos grupos. Primero, las versiones basadas en el llamado Textus Receptus: las varias ediciones de la Reina-Valera de 1909, 1960 and 1995, la Reina Valera Contemporánea y la problemática Reina Valera Gómez; en inglés, el famoso King James Version y la New KJV. Segundo, las versiones basadas en el llamado texto crítico. Estas incluyen la Nueva Versión Internacional (NVI; y su contraparte inglesa, la New International Version), Dios Habla Hoy, la católica Biblia de Jerusalén, La Biblia de las Américas, la Biblia en Lenguaje Actual, la Nueva Traducción Viviente y la Reina-Valera Actualizada/Reina-Valera Textual.

Aprecio la confusión que la gente experimenta cuando llega a leer una versión que no es la Reina-Valera, para descubrir que algunas palabras o frases son diferentes, que algunas palabras o frases faltan, y que hay muchas referencias en notas de pie a “otros manuscritos”. Yo mismo tuve esta experiencia como adolescente cuando empecé a usar la New American Standard Version en inglés (su contraparte es La Biblia de las Américas) en vez de la King James Bible que siempre había leído anteriormente.

Hablaré sobre el Nuevo Testamento, pues es mi campo y porque leo regularmente del griego original y de varios manuscritos; y me enfocaré en la Nueva Versión Internacional en particular. ¿Por qué difieren las versiones? Las que se basan en el Textus Receptus están usando un tipo de edición del Nuevo Testamento Griego que fue editado por primera vez por el erudito holandés Erasmo en el año 1516. El estudio de griego apenas había sobrevivido en Europa antes de los años 1400; luego cuando Constantinopla cayó a los musulmanes en al año 1453, los eruditos de la iglesia ortodoxa huyeron de la ciudad para el Occidente, llevando con ellos sus manuscritos y su conocimiento de griego. Erasmo fue el primero en publicar el NT Griego, usando la nueva prensa de Gutenberg, y su Nuevo Testamento fue usado por Martín Lutero y los demás. Las subsecuentes ediciones de ese tipo del texto griego fueron el Nuevo Testamento Griego por varios siglos, hasta el medio del siglo 19. El sobrenombre Textus Receptus no es ningún título divino, sino un lema de promoción dado por una casa de publicación durante el siglo 17 – “Este es ahora el texto recibo (en Latín,Textus Receptus) por todos.” Su intención es decir al comprador, “Todo el mundo ahora usa nuestro Nuevo Testamento…entonces, ¡usted debe utilizarlo también!”

Entonces, ¿por qué razón esto cambió? Porque en los años 1800 ocurrió un alud de descubrimientos de manuscritos mucho más antiguos. Por “manuscrito” queremos decir una copia escrita a mano. Nuestro conocimiento del texto original del NT crecía. Sí, Erasmo había hecho lo mejor posible, dada la cantidad de manuscritos que poseía. Recopiló su primera edición al haber usado sólo seis manuscritos, la mayoría de los siglos 11-12. Pero, hoy en día existen 6000 copias antiguas del Nuevo Testamento griego, sean porciones o copias completas. Dos de estas se llaman Sinaítico (copiado en el siglo 4 d. C.) y Alejandrino (siglo 5 d. C.). Son Biblias casi completas. Ambas residen en la Biblioteca Británica en Londres; cada vez que paso por allí, insisto en pasar por la Biblioteca para verlas en sus vitrinas. La primera vez que vi Sinaítico, me dio escalofríos mientras escudriñaba por el vidrio y leía las letras griegas, descifrando que era un pasaje del evangelio de Marcos. Hoy en día, Sinaítico aun tiene su propio sitio web (http://www.codexsinaiticus.org/en/)

Tiene sentido el usar las copias más antiguas del Nuevo Testamento; ya que fueron producidas más cerca en tiempo a los escritos originales de los apostólicos. Para dar un solo ejemplo, ahora tenemos copias muy antiguas del evangelio de Juan. Existe una página que es una parte de Juan 18, la cual se llama p52. Fue copiada cerca el año 125 d. C; o sea ¡fue hecha solamente unos 30-40 años después de que Juan originalmente escribió su evangelio! En mi computadora, tengo un programa de Logos/Libronix que me permite leer trascripciones electrónicas de todos estos manuscritos sumamente antiguos y comparar uno con el otro. De hecho, acabo de abrir p52 y disfrutar de leerlo en el griego original.

No tenemos los originales de los libros del NT (los cuales se llaman los “autógrafos”); se supone que han perecido. Al mismo tiempo, queremos saber, precisamente qué fue escrito. ¿Cómo es posible hacerlo? La labor de muchos eruditos de hoy es, estudiar estos miles de manuscritos para tratar de reconstruir lo que los apóstoles escribieron. Esta es la meta clara de cada uno quien trabaja en este campo: no inventar un texto, no agregar, no quitar, sino determinar exactamente qué fue escrito originalmente, basado en toda la evidencia. Esto es lo que Erasmo hubiera estado haciendo, si viviera y trabajara hoy en día. Para el creyente todo esto es de sumo interés, pues entendemos que Dios inspiró a los apóstoles para escribir la Biblia cómo Él la quiso…y esa es la Biblia que queremos leer. El texto crítico incluye la información de Sinaítico, Alejandrino y p52 entre muchas otras copias antiguas del NT. No se denomina “crítico” porque quiere criticar la Palabra de Dios, sino porque se basa en un análisis cuidadoso de toda la evidencia.

Algunos prefieren recurrir a la pretensión de los promovedores del siglo 17, de que su propia publicación era el “Textus Receptus” y que por eso aceptar por fe que es la representación perfecta o casi perfecta del NT original. Esto es irresponsable, dado que no hemos recibido ninguna palabra divina que esa edición es inspirada. De hecho, ningún manuscrito griego, ni uno, es igual de la edición de Erasmo, ni del Textus Receptus. Como cada erudito, Erasmo escogió de los (pocos) manuscritos disponibles – cada uno con algo diferente del otro – para decidir cuál en su opinión fue el texto original.

Uno puede leer Biblias de cada una de las dos categorías y ser salvado, crecer en Cristo y determinar cuál es la doctrina sana. A pesar de los argumentos de algunos de cada lado del debate, no hay errores groseros en ninguno de los manuscritos, y ninguna doctrina es agregada o quitada por el Textus Receptus o por el texto crítico. Son la misma Biblia, y la gran cantidad de las diferencias son menores.

Enfatizo: La NVI enseña con absoluta claridad las siguientes doctrinas: la Trinidad, la deidad de Cristo, su título “el Hijo de Dios”, el nacimiento virginal, la encarnación, la expiación por nuestros pecados por la sangre de Cristo, la justificación por la fe, el castigo de los perdidos en el infierno, el cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento, el bautismo de los creyentes. Enseña que el sexo homosexual es un pecado. No enseña ninguna doctrina que es especialmente católica romana. No promueve la Nueva Era. No tira la necesidad de ayunar. Tampoco el texto griego crítico altera ninguna de estas doctrinas. Reto a cualquier lector de este ensayo para probar que estoy equivocado. No ha sido traducido por homosexuales o lesbianas, ni promueve tales pecados. No ha sido traducido por gente de la Nueva Era, sino por fuertes cristianos evangélicos. Yo reto a mis lectores a no escuchar a las fábulas, sino que sigan la verdad.

Entonces, todavía leo de la King James Bible; enseño y predico de la Reina-Valera 1995. Uso también la Biblia de Jerusalén, Dios Habla Hoy, la Nueva Versión Internacional (y la New International Version en inglés) y otros. He escrito un comentario basado en el texto de la NVI sobre 1ª de Corintios, y determiné que la versión fue maravillosa en su exactitud y fieldad al griego. Creo que estoy leyendo la Palabra de Dios en todas estas Biblias, aunque insisto que las versiones basadas en los mejores manuscritos son (un poquito) más confiables que las basadas en los manuscritos posteriores. Por eso, no tengo ningún argumento con quienes, por ejemplo, usan la Reina-Valera 1960 por razones de preferencia. Sí pongo objeciones cuando oigo a gente diciendo que el Textus Receptus es el más veraz – una idea que es sumamente difícil establecer, dado que fue publicado en un tiempo histórico cuando fue imposible estudiar los miles de manuscritos que ahora tenemos.

No obstante, hasta este punto no debe existir ningún debate mordaz.

Pero, de otro rincón escuchamos voces que sí me perturban profundamente. Aseveran que solamente una sola edición griega (la edición impresa que seres humanos han apodado el Textus Receptus) es la Palabra de Dios, o que una sola versión (tal como la Reina-Valera 1960) es la única Biblia inspirada para la gente hispanohablante. Reclaman que cualquier seminario que use la NVI o una versión semejante se ha rendido al “lado oscuro”. Cómo me ofendió cuando una vez alguien puso un folleto en mi copia de la NIV que dijo que yo usaba una versión del diablo. Yo no quisiera promover ni enseñar de una Biblia satánica, tampoco ningún seguidor de Jesús; como una persona quien ama las Escrituras no puedo soportar tal acusación. Y ¡qué agallas, etiquetar la Biblia como una herramienta del infierno! ¡Qué manera de insultar el don de Dios!

He aquí una teoría de conspiración particular que se encuentra en el internet que circula por email; pregona que la NVI es “la Nueva perVersión Internacional”. Algunos de sus puntos, con nuestras respuestas:

  1. “Existe una trinidad textual satánica compuesta de tres documentos exabruptos: el texto Alejandrino, el texto Sinaítico y el texto Vaticano. Estos tres forman lo que se llama hoy el ‘aparato crítico textual’.” FALSO. Estos tres manuscritos, aunque sean importantes, son solo tres de los 6000 manuscritos. Y no son “satánicos” – son Biblias muy antiguas que datan de un tiempo mucho más cerca a los apóstoles que la mayoría de las copias que ahora sobreviven.
  2. “La ‘nueva tradición’ en Biblias atenta contra ellas con su filosofía de traducir ‘el significado’ o ‘el mensaje’ pero no literalmente las palabras”. FALSO. Unas versiones hacen así, sin embargo, la filosofía de traducción no tiene nada que ver con cuáles manuscritos se deben usar. Se observa que, la Biblia de las Américas es más literal que la Reina-Valera.
  3. “…no existen ‘los originales’. Lo que en realidad [los editores del texto crítico] quieren decir es que ellos han encontrado o producido dichos ‘originales’, lo cual es totalmente falso.” FALSO. Nadie pretende tener los originales del NT; la idea es tratar de determinar qué dijo el original, y luego traducirlo al español.
  4. La “NVI ataca las doctrinas cardinales como la deidad de Cristo, la salvación por fe, la inspiración verbal de las Escrituras y demás.” FALSO. Al escuchar a algunas personas, uno pensaría que los manuscritos antiguos enseñan una fe totalmente nueva. No es el caso; lea la NVI, y verá todas las doctrinas en su claridad bíblica. Por ejemplo, compare Fil 2:1-11 en la NVI con la RV y otras versiones en el sitiohttp://www.biblegateway.com/passage/ Todos hablan claramente de la encarnación del verdadero Hijo de Dios.
  5. “Algunos ejemplos de la mutilación de textual de la NVI”. Sigue una lista de versículos o palabras que supuestamente la NVI ha omitido. FALSO. La edición crítica no corta ni debilita ninguna doctrina clave. Por ejemplo, el sitio dice: #9. “La NVI debilita la doctrina del sacrificio expiatorio al omitir la frase ‘por nosotros’ en 1 Pedro 4:1.” Ellos quienes usan el Textus Receptus, basados en manuscritos posteriores, encontrarán la frase “hyper jemon” en su edición del NT Griego y algo como “Cristo ha padecido por nosotros en la carne” en RV 1995. Pero, ¡espere! El supuesto “satánico” Alejandrino también contiene la frase “por nosotros” (¿no estaba Satanás vigilante cuando el “copista” copió el versículo? ¿Tampoco cuando el copista de Sinaítico escribió “por ustedes”?). Los lectores quienes siguen la edición crítica verán en una nota de pie que, mientras la frase “por nosotros” aparece en algunos manuscritos antiguos, no aparece en el manuscrito más antiguo, p72, del año 300 d. C., ni en otros antiguos. Por eso, y no por gusto personal, los editores decidieron que Pedro no lo escribió y que no pertenece en la Biblia.

Este ejemplo de 1a de Pedro 4:1 demuestra que nuestro entendimiento del texto griego es por mayor parte una cuestión de perspectiva: quienes usan el Textus Receptus dicen que el texto crítico “omitió” la frase “por nosotros”. Y es un pecado omitir algo de la Palabra, como dice Apoc 22:19 – “Y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Reina-Valera 1995). Bueno. Sin embargo, los editores del texto crítico han decidido que la frase “por nosotros” no fue escrita por Pedro y fue agregada años, quizás siglos, después. Ellos también respetan que tampoco nadie debe agregar nada a las Escrituras. Por eso, basta con lenguaje como “omitió” y “cambió”. Basta de cargos como “las tijeras de los corruptores mutilaron el original” [http://www.paraguayforchrist.com/images/10razonesporquecristianosnodebenusarla1960.pdf]. Todo el mundo tiene el mismo anhelo – analizar la evidencia para acercarse tan cercano como posible al texto original.

Es triste como algunos hacer uso de una nueva doctrina no bíblica para justificar su posición. Me refiero a la idea de que Dios debía preservar la Biblia en una edición particular del texto griego o una versión. Así ellos reclaman en el sitio “10razonesporquecristianosnodebenusarla1960”, entre muchos, muchos otros. Según esta teoría, pues Dios es soberano, y pues Él quiere que su pueblo tenga su Palabra, entonces Él debía preservarla a través los siglos. Con esta parte, estamos de acuerdo – el hecho de que ahora tenemos Biblias significa que Dios sí la ha protegido por más de 2000 años. Sin embargo, hay personas quienes no soportan ninguna duda minúscula con respecto al texto bíblico. Por lo tanto, reclaman que Dios ha preservado su Palabra, no en los miles de manuscritos, ni en ningún manuscrito en particular, sino en una edición impresa (o sea, el Textus Receptus, como publicado en el siglo 17). Esto es imposible sostener, por la razón de que ningún manuscrito es igual a la edición Textus Receptus. Además, hasta la famosa King James Bible del año 1611 contiene cientos de diferencias con el Textus Receptus. Si Dios ha preservado el texto perfectamente, entonces, ¿dónde está el manuscrito que contiene ese texto? La mejor explicación es que tenemos miles de manuscritos…y que ellos son un regalo de Dios.

Algunos van más allá y dicen que una versión u otra es la única Biblia inspirada: hay proponentes de la King James Bible, o Reina Valera 1960 o 1909 o inclusive la Reina-Valera 1602. Por ejemplo: “Hermanos crean por fe que ya tenemos la bendita guardada y preservada Palabra de Dios en la Biblia Reina -Valera de 1960 y revisiones anteriores.” [¿Es la Biblia Reina-Valera la Palabra de Dios? Enhttp://www.literaturabautista.com/node/98%5D ¿“Crean por fe”? Lo creeré por fe, si y cuando sea una doctrina enseñada claramente en la Biblia. Pero una doctrina no bíblica tiene que ser aceptada por fe ciega…el tipo de fe que los Santos de los Últimos Días exigen de sus miembros, que acepten el Libro de Mormón. En tal doctrina ningún ser humano puede requerir de nosotros. Aun la pregunta, ¿cuál versión es la verdadera Palabra de Dios? es articulada de manera inaceptable: presupone que sí existe una sola versión correcta, y ahora es únicamente una cuestión de identificarla. Este fue el error de la iglesia primitiva, que aceptó la versión griega del Antiguo Testamento (la Septuaginta) como la Biblia inspirada, también la iglesia romana al tomar la versión latina, la Vulgata, como la única inspirada Palabra.

Sin embargo, es difícil convencer a los teóricos de conspiración, quienes imaginan que ciertos maestros (incluso yo) están de manga con Satanás, con la Nueva Era, con lo oculto, con el Papa, para destruir la Biblia. “Una teoría conspirativa consiste en la explicación de un evento o cadena de eventos ya sucedidos o todavía por suceder (comúnmente políticos, sociales, populares o históricos) a partir de la ocultación de sus verdaderas causas al conocimiento público o a un complot secreto, a menudo engañoso, por parte de un grupo de personas u organizaciones poderosas e influyentes que permanecen en la sombra.” (Wikipedia) Los teóricos se presentan como se fueran personas con información confidencial, sin embargo ellos dependen de argumentos emocionales, por ejemplo: Satanás ha tenido como meta tergiversar la Palabra de Dios a partir del huerto de Edén…entonces, si su Biblia no está de acuerdo conmigo, usted es un víctima de la conspiración del diablo. Entre los argumentos falaces que se encuentra son los siguientes:

  1. Erudición débil y derivada. Algunos proponentes del Textus Receptus son eruditos quienes pueden leer griego y navegar los manuscritos varios. Pero no pocas veces, es gente que depende totalmente de los escritos de otros…quienes en su turno son a menudo estudiosos superficiales. Un ejemplo de un autor: “Samuel Gipp observa, además, según las citas que de él hace David B. Loughram, que el códice Vaticano omite gran parte de los pasajes bíblicos que a la iglesia de Roma le ha convenido suprimir.” [de“¿Cuál es la Verdadera Palabra de Dios?”, http://webhost2000.www4.50megs.com/%5D A cita B cita C, y punto. Pero, ¿quiénes son Samuel Gipp y David B. Loughram, para considerarlos como autoridades en este campo? Son famosos por ser pro-King James, sin embargo no demuestran evidencia de entender los idiomas bíblicos. Gipp cree que es mejor estudiar y aceptar el King James Version que el griego, y que el KJV tiene la autoridad de corregir el texto griego. También, noté al haber investigado sus escritos, que ellos se citan uno al otro.
  2. Experiencias personales: “¡Dios me salvó por medio de la RV 1960!” alguien dirá. “Por lo tanto, ella y sola ella debe ser la Palabra de Dios”. Pero, cada cristiano debe reconocer que no podemos determinar la verdad de Dios por nuestra experiencia personal.
  3. Declaraciones que sean de alguna manera la verdad, pero que son fuera del contexto. Por ejemplo, algunos creen que, porque unas impresiones de Dios Habla Hoy (Versión Popular) incluyen los libros apócrifos, entonces debe existir alguna conspiración con la iglesia católica. Bueno…sin embargo, tanto la original King James Version (1611) como la Traducción de Casiodoro de Reina 1569 incluyeron los libros apócrifos también. ¿Participaron esos traductores en la misma conspiración?
  4. Conclusiones sacadas de datos no conectados. Por ejemplo, algunos subrayan el hecho de que elTextus Receptus fue el NT de la reforma, implicando que la reforma no hubiera sucedido. Esto no tiene sentido…la Biblia es la Biblia, y Dios trabaja por medio de ella. Un argumento similar es decir que, bueno, cuando la gente empezó a leer versiones diferentes que la Reina-Valera 1960, la sociedad empezó a caer en apostasía. Pero, ¿no es mejor decir que la apostasía viene siempre que la gente no siga al Dios de la Biblia…y no una versión particular de la Biblia?
  5. Conspiraciones que son aseveradas pero no probadas. Típicamente, un escritor apela a un escritor más temprano, y los rumores circulan. Al fin, hay una lista de libros que “prueban” el mismo chisme, sin embargo están meramente citando uno al otro. La mayoría de los argumentos contra el texto crítico surgió de un hombre llamado John Burgon de los fines del siglo 19. Desde luego se ha escuchado que:
    1. “Westcott y Hort (los editores del primer texto crítico, publicado en el año 1881) fueron ocultistas, herejes o devotos de la Virgen María u homosexuales.” FALSO. De hecho, fueron cristianos firmes de la iglesia anglicana. Westcott escribió unos comentarios excelentes sobre el NT. Ambos vigorosamente opusieron el liberalismo de su época. Westcott en particular argumentó a favor de la deidad de Cristo y fue un proponente de la misión mundial. Ambos denunciaron la adoración de María. Pero, los chismes siguen: en el año 1993, Gail Riplinger publicó su New Age Bible Versions (su título entero en español sería Versiones Bíblicas de la Nueva Era: Una documentación exhaustiva del mensaje, hombres & manuscritos que están moviendo la humanidad a la Religión de Un Mundo de Anticristo). Riplinger – cuya formación educativa fue en la Economía Doméstica – toma cita tras cita fuera del contexto para difamar a los dos hombres…por ejemplo, “probando” que Westcott adoró a la Virgen, por cortar y pegar frasitas de sus escritos. Ella presume (sin prueba) que un cierto club Hermes al cual Westcott perteneció fue algún grupo satánico (de hecho fue para estudiantes de griego y latín). A propósito, vale la pena denotar que nadie actualmente usa el texto Westcott-Hort; el texto crítico en uso ahora fue publicado en el año 1993, y toma en cuenta toda manera de manuscritos no disponibles a Westcott y Hort en el año 1881.
    2. “Las Biblias usadas en la ciudad antigua de Alejandría (incluso Vaticano y Sinaítico del siglo 4 d. C.) fueron alteradas por los herejes de esa ciudad”. FALSO. No hay ninguna evidencia, y de hecho los manuscritos más antiguos de estos dos tienden apoyar el texto que Vaticano y Sinaítico. Algunos proponentes del Textus Receptus dicen que su Biblia provino de Antioquía, donde Pablo y Pedro predicaron, y donde supuestamente el texto bíblico fue preservado perfectamente. Esta es una conexión falsa entre los apóstoles del primer siglo y el copiar de la Biblia griega que posiblemente fue llevado a cabo por un Luciano de Antioquía. Todo es dudoso, y de hecho Luciano estuvo bajo sospecha de negar la deidad de Cristo.
    3. Una teoría de conspiración de que Constantino u otros, trató de “catolizar” la Biblia, con la teoría adicional que Vaticano y Sinaítico fueron ejemplares de su edición corrupta. Esta es la opinión de Chick Ministries. FALSO. No hay ninguna evidencia de que el texto crítico es más católico que cualquier otro. ¡Erasmo publicó su NT Griego (uno de la familia de Textus Receptus) para la iglesia católica! Es triste ver esta dirección, pues otras teorías de conspiración anticristianas (especialmente el “Código da Vinci”) más o menos dicen la misma cosa, que la iglesia católica pervirtió el mensaje original de la Biblia.
    4. Culpa por asociación. Alguien dice: el presidente del conglomerado que es dueño de Zondervan (publicador del NIV) es un católico – por lo tanto la NIV/NVI debe ser una herramienta de catolicismo. Alguien nota que una profesora llamada Virginia Mollenkott sirvió en el equipo de la NIV, dando una cantidad pequeña de consejo sobre la gramática y estilo inglés. La despidieron una vez que descubrieron que ella era una lesbiana, un hecho no conocido por los jefes de proyecto anteriormente. Algunos enemigos de la NIV y la NVI quieren esta historia, concluyendo que son las Biblias favoritas de los homosexuales. Pero no tiene nada que ver…y de hecho, ella no fue traductora, sino una consejera sobre el inglés.

La dificultad con el #6 es que es posible practicar el mismo tipo de culpa por asociación sobre la gente asociada con el Textus Receptus. Por ejemplo, el Textus Receptus fue trasmitido por adoradores de la Virgen María (la iglesia ortodoxa griega)! Erasmo fue un monje y cura católico; se quejaba de la iglesia, pero más importante es que fue un oponente intenso de Lutero y la reforma y pasó su vida entera dentro de la iglesia romana. Él también fue devoto de María. Dedicó su Nuevo Testamento Griego al papa Leo X, quien recibió la honra con gusto. Las sectas los Testigos de Jehová y los Mormones se fundaron sobre el King James Version…tal y como otras sectas seguirán usando la NVI y otras versiones para pervertir el evangelio. La culpa por asociación es un juego que dos partidos puede jugar…pero no prueba nada, y no es correcto para el creyente.

Entonces, ¿qué concluir? La Reina-Valera es la Palabra de Dios, aunque se base en manuscritos minuciosamente diferentes. La NVI es la Palabra de Dios, y se basa en manuscritos algo mejores. Entonces, estudiemos la Biblia, y ¡basta con teorías de conspiración!

Entradas relevantes:

La Traducción Kadosh Israelita Mesiánica – no es una versión confinable

Versión Israelita Nazarena (VIN), ¡otra versión “restaurada” de la Biblia!

El Debate sobre el “Código Real”, Introducción

¡Libro gratuito sobre el Código Real!

“La Nueva Versión Internacional – ¿una versión diabólica?” por Gary Shogren, PhD en Nuevo Testamento, profesor de Seminario ESEPA, San José, Costa Rica

Anuncios

One comment

  1. RAFAEL ANTONIO FABIAN · febrero 28, 2015

    ayudenme cual es el error dela biblia kadosh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s