LA015 La Disciplina

15. La disciplina, una cuestión de vida o muerte | #LF


►15. La disciplina, una cuestión de vida o muerte

■ Casa de Oración Rancho Nuevo | 30 de Marzo de 2014 | Jonathan J. García | #LF

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6.1-4).


►Extracto:

Todo padre que tiene un hijo se le ordena a repetir a su hijo las “palabras” que Moisés ordena. Las palabras que Moisés ordena deben estar en su corazón (Dt. 6:6), y ellos han de repetir esos preceptos a sus hijos (6:7). Ellos deben amarlas (6:5), conocer su palabra para que puedan obedecer (6:6), y luego tienen que repetir las palabras a sus hijos.

Es importante el orden: amar, luego conocer y después repetir. ¿Cómo repetirán a los hijos si no conocen la Palabra? ¿Cómo conocerán si no aman al Dios que da la Palabra? Notemos que no sólo es repetirlas; eso suena muy fácil. Añade “y hablarás” de ellas. Por lo menos, esto significa que una vez que las palabras han sido repetidas, el padre les dice a sus hijos lo que estas significan. Debe explicarlas, pues son niños.

¿Cada cuándo se debe instruir a los niños? ¿Los domingos en la iglesia? Los padres deben estar conscientes que son ellos los responsables de la instrucción del niño; no esperes que la maestra de escuela dominical eduque a tus hijos. No sucederá en una hora del domingo, lo que no sucedió en las 168 horas de la semana en tu casa. Ni tampoco el preescolar ni la primaria educaran a tus hijos; es responsabilidad de los padres instruir. Por eso es específico el mandamiento:

Deuteronomio 6. 7y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

¿Cuándo hablar y explicar y repetir los mandamientos? Esto es importante de tomar en cuenta. No hay mucha atención a estas palabras. Y en esto podemos encontrar un diagnóstico de las familias. Dios dice por medio de Moisés: “Cuando te levantes”, antes de hacer cualquier cosa el padre debería aprovechar para repetir la Palabra de Dios a sus hijos; “y antes de acostarte”, justo antes de dormir, es una ocasión perfecta para reflexionar sobre los mandamientos de Dios.

El levantarse y el acostarse ocurren en la apertura y en el cierre del día, y en medio de esto, está el andar por el camino y el sentarse en la casa. Al principio y al final del día, y en cada oportunidad a través de él, la Palabra de Dios ha de ser repetida, meditada, explorada, explicada y celebrada.

En todo tiempo los padres deben repetir esas palabras a los niños. Por supuesto, no siempre se podrá hablar con palabras; pero hay algo que fortalece las palabras, y esto es, el ejemplo. Si un padre con el ejemplo respalda ese Salmo que le leerá al niño en la noche, o ese mandamiento que saldrá en la mañana, el niño se verá orillado al camino del Señor; esa es la manera de instruir al niño en el camino —repitiendo esas palabras, hablando de ellas, respaldándolas con el ejemplo—, y aun siendo ya viejo no se apartará de ese camino.

¿Qué ha fallado? ¿Pueden ver claramente qué ha fallado en sus familias? Debemos ser humildes y sinceros para poder corregir lo que tengan que corregir como padres. Sin disciplina no hay sabiduría; sin castigo no hay corrección. Debemos volvernos a Dios, a las cosas más sencillas. Si no somos obedientes en lo primero, en ese gran mandamiento de amar al Señor con todo el corazón, no tiene sentido ser grandes evangelistas y maestros. Si no observamos que lo primero es amar, después guardar sus palabras, y por consecuencia repetir y hablar de ellas a toda creatura, en especial, a tus pequeños. Esa es tu responsabilidad antes de pensar en cualquier cosa en el ministerio: tus hijos. ¿Sabios o necios? ¿Los amas?

Proverbios 3. 11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección; 12Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.


LogoCDO►Descargar archivo

Para descargar el archivo en formato pdf o mp3 da click derecho en el enlace’ y da “guardar enlace”, “guardar destino” o “save tarjet as”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s