Cuando Llegue lo Perfecto


►Cuando Llegue lo Perfecto

■ ‘Hermenéutica: Interpretación Eficaz Hoy | Rob Haskell | #Hermeneutica

Extracto del Cap. 11 del libro mencionado.

Voy a hacer algo un poco peligroso en este capítulo, algo que quizás no debería de hacer. Voy a aplicar los principios de la hermenéutica histórica a varios pasajes populares para demostrar primero cómo se procede paso a paso en la interpretación de pasajes, y segundo para comprobar que si uno aplica la hermenéutica delineada en este libro se notará una diferencia. Ofrezco estos ejemplos y su análisis con humildad y en un espíritu de convivía, no como polémica en contra de un grupo particular.

Cuando llegue lo perfecto

 

Una de las famosas controversias en el ambiente latinoamericano es la cuestión de si los dones milagrosos son para hoy. Por un lado se afirma que sí son para hoy porque la Biblia los describe como dones para la Iglesia y no dice que cesarán algún día. Pero otros dicen, por contrario, que los dones milagrosos, y especialmente los de profecía y lenguas, no son para hoy porque estos solo rigieron antes de que la Iglesia tuviera la Biblia completa. Con esa revelación final ya no es necesario, se afirma, tener milagros y especialmente revelaciones proféticas o lenguas.

Sin indagar todos los aspectos de este debate quiero enfocarme en uno de los pasajes bíblicos que se presenta para decir que los dones sobrenaturales solo existieron hasta que llegó la Biblia.

Viene de 1ra Corintios 13:

8 El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá. 9 Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; 10 pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá”.

La posición “cesacionista” (la que mantiene que estos dones han cesado) nota que hay tres dones temporarios mencionados: profecía, lenguas y conocimiento, y que solo se practicarán hasta que venga “lo perfecto”. La clave del pasaje es entonces este descriptor. ¿Qué es “lo perfecto” y en qué momento llegará, o ha llegado ya? Para los cesacionistas la respuesta es que lo perfecto es la Biblia, y que como ya la tenemos los dones de profecía, conocimiento y lenguas ya no rigen.

Para evaluar este pasaje debemos apelar a los principios de contexto. Como ya hemos visto, las palabras tienen su sentido en sus círculos de contexto. Entonces debemos investigar el material alrededor de este versículo para ver si nos ayuda a entender el sentido de “lo perfecto”.

La palabra misma (“perfecto”) solo se usa esta vez en el capítulo, pero es importante notar que tenemos lo que son básicamente sinónimos a “lo perfecto” en el contexto inmediato, el párrafo que va desde 13:8 al 12. Aquí Pablo está desarrollando una serie de contrastes entre el presente, en donde rige una especie de conocimiento, y el futuro, en donde hay otro modo de conocer. Entonces, continuemos con los versículos 11 y 12 que, otra vez, explican más a fondo lo imperfecto y lo perfecto con diferentes maneras de decirlo:

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. 12 Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido”.

Podemos resumir los contrastes en este pasaje entre lo imperfecto y lo perfecto de la siguiente manera:

 Her

Como tenemos cuatro (o quizás cinco) paralelos a “lo perfecto” aquí mismo en el contexto inmediato de la palabra, tenemos que aseguramos de que cualquier significado que le demos a “lo perfecto” también tenga sentido como significado de los paralelos. Otra manera de decirlo es que lo perfecto llegará cuando también: en la metáfora del niño se llegue a adultez, cuando veamos cara a cara, y cuando Pablo tenga el mismo conocimiento de sí mismo que Dios tiene de él. Estas son diferentes maneras de describir ese momento en que vendrá “lo perfecto”.

Vemos muy de prisa que si consideramos estos paralelos hay problemas con interpretar a “lo perfecto” como la Biblia. Es difícil saber qué podría querer decir Pablo al describir la llegada de la Biblia como un momento en que “veremos cara a cara”. Para revisar: el mensaje de la Biblia fue escrito en un momento histórico particular y tiene su significado en ese momento. Cuando Pablo dice “veremos” se está refiriendo a él mismo y a los destinatarios de su carta en el siglo I en la ciudad de Corinto. No se está refiriendo a todos los cristianos en la historia del mundo que han de leer su carta. Pablo les está diciendo “vemos… veremos” a esos lectores en Corinto o a las personas analfabetas a quien se les leerá la carta. Y he aquí el problema: Pablo está contemplando algo que aplica a personas en su tiempo, pues ellos son los que ven y los que también verán. Si así es no puede ser una referencia a la finalización de la Biblia. Primero, que Pablo seguramente murió antes de que se completara el canon del Nuevo Testamento. Segundo, sería algo raro afirmar que todos los miembros de la Iglesia en Corinto sobrevivieron hasta que se terminó el Nuevo Testamento. También sería controversial establecer exactamente cuándo ocurrió ese evento. Pablo está pensando en un evento en que todos los cristianos en Corinto y él también participarán, y si se aplica tanto a él mismo como a los habitantes de Corinto no puede ser la fecha en que se cerró el canon de la Biblia. ¿Qué evento podría aplicarse tanto a Pablo como a todos los cristianos en Corinto? ¿En qué momento futuro se podría decir que todos ellos verían claramente lo que solo habían visto a oscuras? Solo puede ser la segunda venida o muerte si el Señor tarda. También hay otro problema: si afirmamos que Pablo ahora ve a oscuras y que al terminarse el Nuevo Testamento la Iglesia verá las cosas más claramente, estamos implicando algo medio raro acerca de Pablo. ¡Él mismo es el que escribe una significativa porción de “lo perfecto” pero ahora ve a oscuras! No tiene sentido.

En la última estrofa (por así llamarla) Pablo aplica los contrastes a sí mismo, confirmando las observaciones anteriores —que él espera ser parte de este proceso de iluminación. Ahora conoce de manera imperfecta (otra vez: ¿autor bíblico que no sabe lo que está escribiendo? No puede ser), pero entonces en ese momento futuro tendrá conocimiento completo de sí mismo. Debemos notar el tipo de conocimiento al que se está refiriendo Pablo: no a la fe completa entregada a la Iglesia en la forma de la Biblia, sino a su conocimiento acerca de sí mismo.

Entonces solo es posible identificar “lo perfecto” aquí con la Biblia si tomamos estas descripciones generalmente y no prestamos atención al aspecto histórico de este libro bíblico. Sea lo que sea lo perfecto, debe de ser algo que tanto Pablo como los miembros de la Iglesia en Corinto puedan experimentar, y ellos no pueden experimentar la finalización de la Biblia. La conclusión correcta parece ser que “lo perfecto” se refiere al encuentro final del individuo con la persona de Cristo y la transformación que surge del mismo.

También podemos conectar esta interpretación al mensaje del capítulo 13 de 1ra Corintios. ¿Qué está haciendo Pablo aquí? En el capítulo 12 vemos que ha habido conflictos relacionados con el uso de los dones espirituales. Luego, en el capítulo 14, Pablo regresa al tema de lenguas, profecía y su uso. Entonces el capítulo 13 es una especie de paréntesis en el cual Pablo les recuerda a sus lectores qué es lo más importante. La sección comienza, de hecho, con la frase al final de 12:31: “Ahora les voy a mostrar un camino más excelente”. Es decir, el camino del amor. El tema de Pablo es que el amor es superior porque es lo único que durará para siempre. Los dones son buenos para esta era, pero en la era futura ya no tendrán sentido porque perderemos las limitaciones humanas que los dones nos ayudan a sobrepasar. Finalmente, el amor es también superior a fe y esperanza porque esos también pasarán. Al ver a Dios cara a cara, la fe ya no será necesaria, y nuestras esperanzas serán cumplidas. Pero el amor no para nunca. El amor no es un arreglo temporario. Es para siempre. Lo perfecto es ese evento después del cual sólo quedará el amor.

Finalmente debemos notar que el insertar a la Biblia aquí en este capítulo es algo al azar. El tema es la superioridad del amor en contraste con los dones. ¿De dónde vendría la Biblia? ¿Qué tendría que ver la Biblia con la superioridad del amor? No está en el pasaje y no cabe con el tema. Debemos acordar con el comentarista que dijo que esta interpretación “parece estar todavía viva más por necesidad polémica que por integridad exegética”.[1]


[1] Richard Oster, 1 Corinthians (Joplin, MO: College Press Publishing Compaany: 1995),

1 Co 13.10. Versión electrónica sin números de página

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s