En la Arena del Cristianismo


| Carta abierta a mis hermanos calvinistas, arminianistas y calvinarminianistas

Por David FrancoCon Dios como mi testigo, en el amor de Cristo y con todo respeto, para mis hermanos calvinistas, arminianianistas y calvinarminianistas

Amado hermano en Cristo:

Si pudiera, te convencería de que entender la gracia y la soberanía de Dios no te exime de comprender que Dios salva a otros a pesar de que ellos no asimilen todo igual que tú, porque, al final de la historia, ¿qué o quién es cualquier persona para determinar a quién salva Dios y a quién no? ¿Acaso no has entendido, como lo presumes, que Dios es soberano y hace lo que Él quiere, sea que lo apruebes o no, que lo entiendas o no, que estés de acuerdo o no, que creas comprenderlo o no (Salmos 135:6; Éxodo 33:19)? ¿Que debe haber evidencias de la salvación? ¡Claro que la Biblia es clara al respecto! Hay un sólo camino a Dios y quien ya transita en él, exhibe pruebas de su conversión. Pero si alguien no entiende la soberanía de Dios en la forma en que tú crees que es lo correcto, pero vive una vida de obediencia caminando por el camino angosto (Mateo 7:14; 1 Juan 1:7), en otras palabras, pareciéndose cada día un poco más a Jesús, ¿por qué, entonces, lo menosprecias y lo llamas ignorante porque no cree todos los puntos que tú crees? ¿Quién te erigió como repositorio de la interpretación total y absoluta? 

Sí, te hablo a tí, hermano arminianista1 y a ti también, hermano calvinista. La discusión que quieres entablar en foros públicos es un asunto doméstico, ¿qué haces pisoteando tu propio testimonio al insultar a tus hermanos y tildarlos de arrogantes, ignorantes, ambas cosas y hasta calificativos peores (Mateo 5:22; cf. Juan 13:35)? Al hacerlo públicamente (y también en privado) te conviertes en lo mismo que criticas; exactamente en lo mismo. Y que conste que creo lo mismo que R. C. Sproul cuando dice que “la verdad es tan importante, que no debemos dejarla morir en la calle en nombre del amor”, pero de eso a que nos comportemos como perros y gatos, intolerantes, arrogantes e ignorantes de cómo se expresa el amor (cf. Colosenses 3:13), bueno, ¿que puedo decir? Pero no, no me malinterpretes, estoy a favor de confrontar el pecado y el error y de amonestar y ser amonestado por los hermanos pero todo, y enfatizo, todo a la luz de la Palabra de Dios en la forma y el contenido (Romanos 15:1-2,14; 2 Timoteo 3:16-17), pues ese es un acto de amor cristiano que se debe hacer bajo la dirección del Espíritu Santo, y no basados en un celo personal que acaba siendo condenatorio y no restaurador.

Por otro lado, ¿qué no has escuchado cómo predicas el mensaje del evangelio?

Jamás he escuchado a un calvinista predicar el mensaje de salvación con “sus” cinco puntos (TULIP) y tampoco he escuchado nunca a un arminianista presentar el mensaje de salvación explicando “sus” cinco puntos. En ambos campamentos he escuchado mensajes truncos y diluídos en algunas ocasiones. Pero también en ambos campamentos he podido escuchar el mensaje que habla de la condición desesperada del hombre por causa de su pecado, la condenación eterna, la necesidad del arrepentimiento, el amor de Dios y la obra redentora de Cristo, su resurrección y la salvación por medio de la fe, sólo por gracia (Romanos 3:10-12; 3:23; 6:23, 1 Pedro 2:24; Efesios 2:8-10; 1 Corintios 15:1-4). ¿Te atreves a decir que uno no es salvo porque, aunque entiende lo que Dios exige para otorgarle su salvación, no cree tus puntos? Te pregunto, hermano calvinista y arminianista, porque he oído y leído como desconoces a los otros como hermanos.

Pero aún si crees que sí es posible que sea salvo, te empecinas en llamarlo ignorante e insultarlo públicamente o te empecinas en llamarlo arrogante y lo insultas en cualquier lugar que te sea posible (cf. 1 Pedro 2:17). Y luego, te atreves a decir que te atacan o te odian por decir la verdad. ¿Qué tienes en el corazón? ¿La palabra de quién? ¿El amor de quién y hacia quién? Ten cuidado mi hermano, pues es posible que sufras lo que yo llamo Narcicismo Espiritual2; un problema que recientemente, cristianos de todos los campamentos, han puesto en evidencia a través de las redes sociales.

Con todo, estoy consciente de que, nada que yo diga te convencerá de cosa alguna, por eso decía al principio: “Si pudiera, te convencería…”. Estoy consciente, entonces, de que solamente Dios puede darte sabiduría, no para comprender “todos los misterios y secretos de la ciencia”, los cuales ya crees entender, sino esa sabiduría que te hará brillar como un hombre o mujer que cada día se parece un poco más a Jesús y que entiende la verdadera dimensión y expresión del amor a nuestros hermanos y al prójimo (Santiago 3:17, Filipenses 2:15): el amor de Dios fluyendo a través nuestro, sin el cual, nada somos. Esa también es la petición para mi vida.

¿Deseas seguir peleando con tu hermano? Sigue entonces, algunos de nosotros nos negamos a entrar en esa arena, pero no por cobardía, sino por razón de nuestras prioridades; queremos pelear contra el enemigo llevando el mensaje, ese que puede libertar a los hombres de la esclavitud del pecado y de las cadenas de la condenación eterna, trayéndolos a los pies de Cristo, desde donde nuestro soberano Dios, dispone su salvación según el beneplácito de su voluntad (Juan 6:65).

Que el Señor nos de un espíritu de amor, entendimiento, mansedumbre, humildad, sabiduría y paciencia y nos conforme a la imagen de nuestro Señor Jesucristo; que renueve su misericordia para nosotros cada día y haga resplandecer su rostro sobre nosotros. Que nos de su paz y que el celo de su casa nos consuma y la santidad debida a Él, sea parte de nuestra forma de vida. Que nosotros, sus hijos, podamos amarnos unos a otros de tal manera, que el mundo conozca que somos discípulos de Cristo por esa evidencia.

Finalmente, mi amado hermano, no voy ni a discutir, ni a entrar en debate público contigo, como ya lo he dicho, me niego a entrar en esa arena. Esforcémonos mejor en proclamar el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo para que el nombre de Jehová Dios, sea engrandecido entre las naciones… El tiempo se nos está agotando.

En el amor de Cristo,

David Franco
Ministerios Jesús 24×7
Caminando con Él… Por el camino angosto


1Nota aclaratoria: He visto que mis hermanos calvinistas asumen, en general, que todo aquel que no acepta y cree los cinco puntos (TULIP), es un arminianista. Así que en el artículo al referirme a “hermanos arminianistas”, me estoy refiriendo a todos los que lo son de acuerdo con la visión calvinista de muchos de mis hermanos. En este tema de “clasificación”, transito junto con Paul Washer quien diría en su conferencia “Una Acusación de Amor” (mejor conocida como “Las 10 Acusaciones Contra la Iglesia Moderna”): “… aquí veo calvinistas, arminianistas y toda clase de criaturas intermedias”.

2Narcicismo Espiritual – Excesiva complacencia, etiquetada como “amor”, que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto, y que se manifiesta en el constante ataque contra los que, aún siendo sus hermanos comprados por la misma sangre, difieren en algunas de sus creencias. Sus ataques van acompañados ya sea de golpes de pecho, o de expresiones que aluden a sus dotes de inteligencia espiritual y excelsa comprensión de las verdades y misterios de la Palabra de Dios. Narcisistas Espirituales los hay en toda denominación y campamento: calvinistas, arminianistas y los que llamo calvin-arminian-istas, por igual.

Créditos: El Guijarro en la Sandalia

Anuncios

2 comments

  1. Eduardo Aizprua · febrero 6, 2014

    bueno hermanos el principio biblico nos enseña la palabra es amar a DIOS sobre todas las cosas y a tu projimo como a ti mismo y tambien dice que no jusguesbpara que no seas jusgado y tambien dice que es preferable sufrir el agravio

  2. Juan Carlos Valladares Sosa · febrero 10, 2014

    Nosotros los cristianos verdaderos, o mejor dicho los que tenemos el Espíritu Santo de Dios debemos ser prudentes, no podemos contender de puntos de vista doctrinales publicamente o en las redes sociales por amor o consideración a los pequeños o niños espirituales porque vamos a extropear su conciencia y El Señor habla de este asunto de no ser tropiezo a estos debiles de la Fe hay que recordarles lo que dice el texto 1Cor.8:1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s