Vestiduras

La cultura, la vestimenta y la Biblia.


Deuteronomio 22:5 como un ejemplo de la influencia cultural a nuestra interpretación bíblica

Escrito por: Luis Alberto Jovel

Introducción

La postura de muchos miembros de las comunidades evangélicas en diferentes partes del mundo es “nosotros lo hacemos de esta manera, así que esta es la manera correcta de hacerlo”. Esta actitud, por ser anti bíblica, crea un sin fin de problemas pastorales, pues requiere una uniformidad cultural, no vista o requerida aun en la Escritura.[1]

Unas de las características del evangelio es su agilidad de amoldarse a la cultura a la cual es proyectado, como lo vemos en I Cor. 9:20, pero esto no llega al punto de diluirse tanto que llega a ser uno con la cultura pagana, Hechos 15:28-29.

Esta dinámica es la que ha ayudado al Cristianismo a convertirse en una religión autóctona de Latinoamérica, en particular en su expresión Pentecostés.[2] Pero a pesar de esta dinámica, siempre surgen problemas que solamente se podrán solucionar interpretando y aplicando correctamente la Palabra de Dios que tenemos con nosotros. Entre los problemas que surgen por la falta de una correcta explicación, es la carga innecesaria de ciertas convenciones de vestidura dentro de extractos de la sociedad Latinoamericana. Estas convenciones, al llegar al Evangelio, se esperan que se sigan observando, sino con mas atención que antes.

Como ya vimos, ciertas costumbres son permitidas que continúen bajo la luz del Evangelio, mientras otras se deben rechazar rotundamente. Ahora, ¿Qué de aquellas que son exclusivas de una clase social, o de algún país en particular? ¿Nos habla la Biblia como cada persona de cada país o sociedad se debe vestir?

Claro que sí, en I Tim. 2:9 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, 10sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”.

Aunque este versículo no es el enfoque de este estudio, se ve que el Nuevo Testamento esta interesado en ver que los Cristianos, en este caso las mujeres, deben de llevar cierta convención de “modestia”. Pero como venimos argumentando desde antes, lo que es “modestia” para una cultura, no lo es para la otra. Aun, dentro de la misma cultura, ¡Existen discrepancias de lo que se refiere “modestia”!

Nuestro enfoque en este estudio será el largo y arduo debate dentro de la iglesia Protestante, que si la mujer debe vestir pantalones o no basándose de Deuteronomio 22:5. Esto nos llevará a ver las diferentes versiones bíblicas en Español, y como estas tratan de explicar este pasaje. Se verá las palabras en el hebreo que la versión Reina-Valera traduce como “traje” y “ropa” y el uso de estas dentro del contexto Israelita. Se verán las diferentes opciones del porque de esta prohibición, y se llegará a la conclusión de que la razón a tal prohibición deriva de las costumbres sexuales vinculadas con el culto religioso Cananeo. Con esto se mostrará que el uso del pantalón por la mujer el día de hoy, por no tener nada que ver con el culto a Dios, no tiene porque ser impedido con bases bíblicas, aunque tal vez si por culturales.

El texto Deuteronomio 22:5

Hebreo
v;B.lIy -a{l.w h’Via -l;[ r,b,g -yil.k h,y.hIy -a{l ? ‘$y,h{l/a h’wh.y t;b][w{t yiK h’Via

t;l.mif r,b,G ? h,Lea hef{[ -l’K

Reina-Valera 1960.

  • 5No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.

Reina-Valera 1995.

  • No vestirá la mujer traje de hombre ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque es abominable para Jehová, tu Dios, cualquiera que esto hace.

Dios Habla Hoy.

  • La mujer no debe usar ropa de hombre, ni el hombre debe usar ropa de mujer, porque al Señor le repugna todo aquel que hace estas cosas.

Nueva Versión Internacional.

  • La mujer no se pondrá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer, porque el Señor tu Dios detesta a cualquiera que hace tal cosa.

Biblia de las Américas.

  • La mujer no vestirá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer; porque cualquiera que hace esto es abominación al Señor tu Dios.

Biblia de Jerusalén.

  • o   La mujer no llevará ropa de hombre ni el hombre se pondrá vestidos de mujer, porque el que hace esto es una abominación a Jehová tu Dios.

Como podemos ver, no existe una uniformidad de traducción del texto. La Biblia de las Américas, Nueva Versión Internacional, y Dios habla Hoy, usan la palabra “ropa” tanto para mujer como para hombre. Pero la palabra keli, traje, y simlah, ropa, tienen dos muy diferentes significados y usos. Estos lo captan la Biblia de Jerusalén, y las dos Reina-Valeras en sus traducciones. Pasemos a ver los usos de estas dos palabras en su contexto.

El uso de ylik] keli en el Antiguo Testamento

De acuerdo con el Léxico Hebreo, Brown-Driver-Drivers, el uso de la palabra keli es muy variado en la lengua hebrea. Aparte de poderse usar como la palabra keli tiene otros significados también. Esta palabra puede referirse a propiedad personal (Gen. 31:37; 45:20), equipaje (I Sam. 17:22), aretes o joyas (Gen. 24:53), armas (Gen. 27:3; I Sam. 20:40), coraza (I Sam. 17:54), o un utensilio de trabajo (I R. 6:7). [3] También esta palabra se puede referir al saco de un pastor (I Sam. 17:40).[4] En el pasaje de Deuteronomio, podemos apreciar de que la palabra traje es muy amplia, y por lo tanto, es mejor entenderla como “algo que pertenece al hombre”,[5] pues sus usos son varios. Esto nos da a entender que la prohibición va mas aya de una simple restricción de ropa, mas bien, es una prohibición de usar todo aquello que es exclusivamente para el varón.

El uso de simlah en el Antiguo Testamento

La palabra simlah tiene un uso diferente que la palabra keli. Como P. J. Harland menciona “simlah es un término mas específico que se refiere a una envoltura, un manto, o una capa exterior de vestir (Gen. 35:2; Ex. 22:26; Dt. 8:4; 10:18; 21:13; 22:3)[6] Como podemos apreciar, este tipo de capa, aunque usado por las mujeres, también era usada para aquellos que dormían en la intemperie (Ex. 22:6), y es para ayuda aquellos que no tienen ropa, como los pasajes en Deuteronomio mencionan. Pero la regla parece ser la misma. El hombre no se debe de poner ropa usada ya una vez por la mujer.

Porque es esto toeba, abominable?

La segunda parte el verso, vemos que aquel que practica el ponerse las ropas del sexo opuesto, son una abominación a Jehová. Este término no solamente se usa de algo que no va conforme las convenciones de vestir del pueblo de Israel, sino que sus implicaciones van mucho más allá que una regla cultural.

El uso de esta palabra en el A.T. es variado, pero siempre lleva un sentido negativo. Esta palabra se puede usar en sentido ritual (Ex. 8:22), de repugnancia física (Sal. 88:9), de comida inmunda (Dt. 32:16), de la adoración a ídolos (Is. 41:24), de actos no propios (Dt. 7:25; 17:1; 18:12; Jer. 32:35), ídolos (Dt. 32:16) y de prácticas de idolatría (Dt. 13:15; 17:4).[7] El engaño es considerado “abominación” también (Dt. 25:15-16), como también aquellos que después de estar divorciados, se vuelven a casar con el mismo cónyuge (24:1, 4), entregar un animal que no estaba en perfectas condiciones (Dt. 15:19-23) significaba un acto inmundo, toeba (Dt. 17:1; Mal. 1:6-8).[8]

El nombre, toebah ocurre dieciséis veces en Deuteronomio: 7:25, 26; 12:31; 13:15; 14:3; 17:1, 4; 18:9, 12; 20:18; 22:5; 23:19; 24:4; 25:16; 27:15. Todas las leyes que hablan de una abominación, pretenden mantener el culto a Jehová puro.[9] Ejemplo de esto es que se tenía que abominar todo aquello que tenia que ver con el culto Cananeo (13:14-15), o ritual pagano (7:26), animales impuros (14:3) o adivinación (18:9).[10]

Ahora, para finalizar nuestra discusión de estas palabras, vemos que la expresión toabat YHWH, abominación a Jehová, se encuentra siete veces en Deuteronomio (7:25; 12:31; 17:1; 18:12; 22:5; 23:18-19; 25:16; 27:15). Así que queda bien claro que en Israel existía una gran diferencia entre lo limpio y lo inmundo, pues aquello considerado inmundo era incompatible con la moral requerida por Dios de su pueblo. Así que usar el vestuario que era exclusivamente del sexo opuesto, no es simplemente prohibido por Dios, sino que también era una práctica repugnante y abominable a El, y constituía quebrantar su ley.

Así que por lo que podemos ver, estas palabras, keli y simlah son usadas como prohibiciones de vestimentas, mucho mas estrictas que ahora. A continuación entonces, veremos las diferentes interpretaciones del porque de tal prohibición.

Interpretación Militar

Una de las razones propuestas por las prohibiciones en este pasaje ha sido la interpretación que se considera tiene que ver con la costumbre militar de algunas naciones. Al parecer, los hombres no se debían de vestir de mujer para tener relaciones sexuales con otros hombres, ni las mujeres se deberían vestir como hombres para ser admitidas en el ejército.[11]

Durante el período de guerra, se prohibía tener relaciones sexuales (II Sam. 11:11), y aquellos que iban a la guerra, no podían tener relaciones antes de ir a la guerra (Jos. 3:5). Se toma por el contexto de nuestro pasaje, esta interpretación es la mas apropiada, pues leemos en los capítulos que lo rodean leyes concernientes a la guerra (Dt. 20:1-20; 23:9-14). Así que los que sostienen este punto de vista, ven que la palabra keli (traje) en Dt. 22:5 se refiere entonces a alguna parte de la vestimenta de guerra.[12]

Otros hacen la conexión de este versículo con los mitos Ugariticos que narran y alaban a los hombres que se visten como mujeres, y a las mujeres que usan el armamento de hombres.[13]

Pero existe un problema con esta posición, el contexto inmediato no habla de reglas de guerra, que como ya vimos, están en otro lugar en Deuteronomio. Así que no es lógico que se agregue una prohibición acá que se entendería mejor en el contexto de guerra, que en el presente contexto.[14]

Interpretación religiosa

Dentro del libro de Deuteronomio encontramos que existen prohibiciones de muchas índoles. Una de las mas enfatizadas son las que se oponen al culto religioso de Canaán. Se espera que Israel repudie los dioses falsos de las naciones circunvecinas y aquellos que no obedecían a tal orden, debían ser muertos (Dt. 13:6-11; 17:5), los lugares altos deben de ser destruidos (Dt. 12:2-3), y no se debe traer ninguna costumbre Cananea o pagana al culto que Dios ha establecido (Dt. 16:21).

Este pasaje se puede ver, esta legislando en contra de las prácticas sexuales que eran práctica de los habitantes de Canaán.[15] Estas prácticas estaban bien ligadas al culto de fertilidad, que ellos practicaban “orgías” sexuales para que los dioses se encendieran en lujuria, y el resultado de la unión sexual de ellos seria una buena cosecha ese año.[16] En los templos Cananeos, había sacerdotes que se hacían pasar por mujeres, y tenían relaciones sexuales con los que llegaran a adorar a su dios, en este caso, Baal y Astarot.[17]

El transvertismo es entonces el problema que se esta tocando en este pasaje. Grisanti conecta este pasaje con los pasajes de Lev. 18:22; 20:13, donde el homosexualismo es también condenado.[18] En las otras secciones de Levítico donde se condena las practicas Cananeas (Lev. 18:26, 27, 29, 30), Grisanti hace notar que la palabra abominable, toebah es usada, como en Dt. 22:5.

Aunque se debe reconocer con Harland que este pasaje también sufre de la deficiencia que no hay mención explícita de que exista una conexión con el culto Cananeo y este pasaje,[19] pero mas bien parece una ley forzada al pasaje,[20] puesto por el uso de la palabratoebah, y los otros pasajes vistos, parece ser la solución mas práctica disponible.

Podemos entonces concluir, que la posición que sostiene que tal ley es dada en Deuteronomio 22:5 para contrarrestar las practicas paganas de fertilidad en Canaán, que los Israelitas no estaban permitidos a seguir, mas bien, debían de repudiarlas, es la mas aceptable en su contexto.

Conclusión y observaciones

Como hemos podido ver, el pasaje de Deuteronomio nos deja una enseñanza que podemos aplicarla en el día de hoy. Esta no es con respecto a como podemos vestirnos en este tiempo. Como se mencionó en el principio de este artículo, vivimos en una cultura muy diferente, y estamos bien alejados de las intenciones por las cuales este mandato fue dado.

De un punto de vista práctico, Dt. 22:5, y la sección donde se encuentra este pasaje, nos enseña que Dios a dejado en su creación fronteras bien marcadas, que nosotros los humanos no debemos de cruzar, pues de hacerlo, estaríamos quebrantando su ley, y la naturaleza dada por El a cada criatura. Refiriéndome a la interpretación optada que concierne a ritos religiosos, debemos de rechazar todo aquello que quiera diluir la verdad bíblica, y apegarse a la cultura o costumbres locales, cuando estas van contrarias al mandato bíblico.

En el nivel personal, la objeción que los pantalones no pueden ser usados por mujeres porque la Biblia lo prohíbe, no tiene bases bíblicas, sino mas bien, ideológicas y culturales. En la explicación dada arriba, se llegó a mostrar que las razones por las cuales Dt. 22:5 quedó en la Escritura, fueron muy distintas a las que ahora se dan para sostener tal prohibición. Esta conclusión, como ya hemos mencionado, no viene de una buena exégesis del texto, mas bien, de un regimiento cultural. La exégesis dada del versículo deja claro que tal prohibición, por muy bien intencionada que esté, no hace justicia al texto, mas bien, importa algo que no se encuentra en él. Este es un error hermenéutico que si se aplica en otros textos de indole doctrinal , llevaría a situaciones catastróficas.[21]

 

Pero el problema no se limita a la congregación local. Me recuerdo años atrás, yo iba en el bus y los hermanos acompañantes se bajaron, y otros hermanos de otra congregación abordaron. Después de sentarse, comenzaron a criticar a la hermana que se bajó por ponerse pantalones. ¡Grande fue su sorpresa cuando se dieron cuenta que yo hablaba español, y mucho mas grande cuando se dieron cuenta que era miembro de la misma congregación que ella asistía!

¿Qué podemos hacer en estos casos donde diferentes congregaciones, por razones culturales tienen diferentes prácticas, y tener así libremente comunión con ellos? Pablo nos da una respuesta propicia para esta clase de situaciones.

En Romanos 14-15:6, vemos a Pablo dando consejos de cómo nos debemos comportar con aquellos que tienen diferentes puntos de vista que no son centrales a nuestra fe. Los versículos 10-22 del capítulo 14 son de mucha ayuda con temas de “percepción” de santidad. Muchos no comían carne ni tomaban vino pues miraban que esto era malo, pero querían imponer tales costumbres hacia sus otros hermanos, a quienes Pablo les llama “maduros” (Rom. 15:1).

Pablo se opone a esta práctica, que los hermanos estaban haciendo, la de pasar juicio, no a lo que estaban comiendo. Muchas personas se han perdido, pues después que se arrepienten de sus pecados y entregan su vida a Cristo, hermanos de otras congregaciones les “sugieren” que deben de seguir una clase de vestimenta, a la cual el nuevo creyente no está acostumbrado, y una y otra vez he visto que por este simple y irrelevante punto, tal persona se aleja de los caminos del Señor, resultando que la obra de Dios en tal persona es destruida (Rom. 14:20). Así que concluimos que como Pablo aconseja, debemos no poner énfasis en cuestiones culturales o de opinión que no tienen nada que ver con la salvación, mas bien, llegar a un mismo sentir para glorificar a Dios.

——

Notas

[1] Un ejemplo de que los apóstoles no tenían en mente que toda la Iglesia mantuvieran las mismas costumbres esta en Hechos 15, en el concilio de Jerusalén, donde se toma en cuenta los aspectos culturales de los Gentiles, a luz a que los Judíos querían que estos siguieran sus costumbres.

[2] Existe una excelente apreciación del tema de cómo el Pentecostalismo ha tomado una identidad en el artículo por Juan Sepúlveda “Indigenus Pentecostalism and the Chilean experience” en Pentecostals after a Century. Global Perspectives on a Movement in Transition. Allan H. Anderson & Walter J. Hollwenweger, Eds. Journal of Pentecostal Theology Supplement Series 15 Sheffield: Sheffield Academic Press, 1999. 111-134.

[3] BDB, pgs. 479-480.

[4] S. R. Driver, Deuteronomy en ICC Edinburgh: T&T Clark, 1902 pg. 251.

[5] Peter C. Craigie, Deuterenomy en NICOT Grand Rapids: W.B. Eerdmans Pub. Co. 1976 pg. 287.

[6] P. J. Harland, “Menswear and Womenswear. A Study pf Deuteronomy 22:5” en Expository Times Vol. 110 No. 3 (1998) December, pgs. 73-76. Puesta la escasees de exégesis con respecto a este tema, he usado este artículo del Dr. Harman como modelo para este trabajo. Creo que la escasees de la discusión de este tema en Ingles, comparado al Español, refleja la diferencia de los valores culturales de cada cultura.

[7] ibid. pg. 74 .

[8] Michael A. Grisani “b’[}t””” in New International Dictionary of Old Testament and Exegesis Vol 4 William A. Van Gemeren, Ed. Grand Rapids: Zondervan Pub. Ho. 1997 pgs. 316-17.

[9] P. J. Harland, “Menswear and Womenswear. A Study pf Deuteronomy 22:5” en Expository Times…pg. 74.

[10] P. Humbert “Le substantif to’eba et le verbe t’b dans l’Ancien Testament” ZAW 31, 1960, 217-237), 234-236. Como citado por Harland, pg. 74.

[11] P. J. Harland, “Menswear and Womenswear. A Study pf Deuteronomy 22:5” en Expository Times…pg. 75. Un ejemplo que podemos hallar ahora es en la película “Mulan”, donde la heroína se viste de hombre para ser admitida en el ejercito reemplazando a su padre.

[12] ibid. pg. 75.

[13] ibid. pg. 75.

[14] Una diferencia que se debe notar es que estamos tratando con una literatura legal, y no con una Epístola donde los asuntos tratados ahí son mas bien, ad hoc, y no se espera una estructura como la que esta en la “Ley” de Israel. Un ejemplo de esto se puede ver en I Tim. 5:23, donde Pablo rompe con su pensamiento, para darle un consejo a Timoteo, para seguir su pensamiento en el versículo 24.

[15] S. R. Driver, Deuteronomy in ICC…pg. 250.

[16] “Ugarit and the Canaanaties” en Illustrated Manners and Customs of the Bible J.I. Packer, M.C. Tenney, Eds. Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1980)pg. 146.

[17] J. R. Thompson, Deuteronomy TOTC Downers Grove: Inter-Varsity Press, 1974)pg. 234.

[18] Michael A. Grisani “b’[}t””” in New International Dictionary of Old Testament and Exegesis Vol 4… pg. 316.

[19] P. J. Harland, “Menswear and Womenswear. A Study pf Deuteronomy 22:5” en Expository Times…pg. 75.

[20] Eugene H. Merril, Deuteronomy The New American Commentary USA: Broadman & Holman Publishers, 1994)pg. 297.

[21] Ejemplo de esto se encuentra en Mt. 5:30, 18:8; Mr. 9:43. Convenientemente, estas prácticas no son apoyadas por aquellos que prohíben el uso de pantalones. Estos abusos llegaron a su apogeo en la era Medieval, donde un número de personas se mutilaban el cuerpo, por seguir el mismo modo de interpretar la escritura que aquí se esta examinando.

Créditos: Luisjovel.com

2 comments

  1. Juan Carlos Valladares Sosa · febrero 10, 2014

    Es bueno que siempre se den estos estudios desde la perspectiva hebrea, la mayoria de los errores doctrinales es porque no interpretamos bien los textos sagrados, sabiendo que la mayoría de la biblia,ha sido escrito por judíos, en un contexto cultural, geografico, historico y social, este tema muy bien explicado despeja muchas dudas y se espera que las iglesias denominacionales se retifíquen, bendiciones

  2. J. J. García · febrero 11, 2014

    Así es Juan, es lo que nos enseña los principios de hermenéutica: la contextualización. Estamos muy lejos de la cultura judía en tiempo y en distancia; así que no considerar eso puede llevarnos al error y al sectarismo.

    ¡Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s