Que tu fe no falte’.


#Especiales   Que tu fe no falte

20 de Enero de 2013, Casa de Oración Rancho Nuevo, J,j García

(Descargar Audio)

1 Pedro 5. 10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 

En esta carrera llamada vida, sin duda, es una carrera de obstáculos. Una carrera que no cualquiera puede llegar ileso al final. Se nos presenta infinidad de pruebas, pruebas que llevan la finalidad de hacernos avanzar. ¿Para que las pruebas? ¿Para que los exámenes? Algunos estudiantes de cualquier ámbito se preguntarán ¿Qué función tienen los exámenes? Quizá muchos nos hicimos estas preguntas de niños, no encontrábamos un objetivo mayor al escuchar a nuestro maestro decir: “Mañana hay examen”; pensábamos que llevaban el objetivo de reprobarnos, de hacernos caer, de desanimarnos. Pero creciendo, la vida nos enseña que no, todo lo contrario, las pruebas eran para ir avanzando niveles, ir escalando en conocimiento, en habilidades, en sabiduría. Es difícil de pequeño entender que un examen es necesario. Pero ¿De qué otra forma podrían nuestros maestros ‘evaluar’ nuestros avances? ¿De qué otra forma podríamos saber en qué nos hemos descuidado, si no es por las pruebas?

Cada prueba era pues una oportunidad de demostrar a los demás, pero sobre todo a nosotros mismos que vamos creciendo. Crecer y desarrollarse es parte de nuestra naturaleza. Aquello que ya no crece o se desarrolla tiene un problema, una enfermedad o un retraso. Nosotros debemos constantemente estar avanzando, creciendo y desarrollando en cualquier área; de otra manera nos estancamos, ya sea en lo laboral, en lo social y también en lo espiritual. Las pruebas fueron diseñadas para aprobarse, para probar aquello que es real, que es verdad. No conozco a alguien que haga pruebas para ‘fregar’ a sus estudiantes, sus discípulos, o sus cosas. El diccionario de la “rae” dice:

1. f. Acción y efecto de probar. (1. tr. Hacer examen y experimento de las cualidades de alguien o algo)

2. f. Razón, argumento, instrumento u otro medio con que se pretende mostrar y hacer patente la verdad o falsedad de algo.

3. f. Indicio, señal o muestra que se da de algo.

4. f. Ensayo o experimento que se hace de algo, para saber cómo resultará en su forma definitiva.

5. f. Análisis médico.

6. f. Muestra, cantidad pequeña de un alimento destinada a examinar su calidad.

7. f. Examen que se hace para demostrar o comprobar los conocimientos o aptitudes de alguien.

8. f. En algunos deportes, competición. (¿Quién es el más veloz?)

Resaltamos varias palabras: Examinar, Mostrar, Saber, Análisis, Demostrar, Comprobar. Son palabras claves para entender el porqué de una prueba. Un pruebas esta echa para examinar, mostrar, saber, analizar, demostrar y comprobar cómo vas en cierta área. Les tengo una buena y una mala noticia. ¿Quieren primero la mala? La mala es que nuestra fe, hablando ya de cristianismo, será probada. No hay más, es necesario, es importante, es por nuestro bien, es para avanzar y no para vernos sufrir. Nuestra fe será probada, y justamente cuando comenzamos a decidirnos a hacer algo en nuestra vida.

Jesús en el final de ese gran sermón del monte, el mejor sermón jamás escrito y escuchado, dijo:

Mateo 7. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa (la prueba); y no cayó (resultado), porque estaba fundada sobre la roca (la razón). 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Con esto en mente debo decir que las pruebas son necesarias en nuestra vida cristiana, para saber en dónde estamos parados, en la arena o en la roca. Lluvias y vientos van a venir, la pregunta ¿Qué pasará con nuestra casa? ¿Ira a la ruina o permanecerá firme? Si la “mala” es que vendrán pruebas, la buena es que Dios estará con nosotros. El tema que quiero compartir: “Yo rogaré que tu fe no falte”.

Lucas 22. 31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.

I. La necesidad de las pruebas.

II. El proceso de las pruebas.

III. El Resultado de las pruebas.

Tres cosas en este pequeño esquema vemos, en este mensaje que funcionará como bosquejo del sermón: primero que las pruebas como ya hemos demostrado son necesarias para seguir avanzando, después que en esas pruebas Dios estará con nosotros, porque lo que quiere es llevarnos a la madurez. Comencemos: 

  I. La necesidad de las pruebas.

Lo que hay que saber, es que Dios permite las cosas que vivimos con un propósito mayor, Satanás quiere vernos caer, y también tiene un propósito en cada prueba: burlarse de nosotros, pisotearnos y vernos en el piso. Pero Dios tiene otro más grande: vernos levantar, hacernos crecer y establecernos. Que contraste, y que importante saber la perspectiva de Dios en las pruebas. Yo eh aprendido algo en la vida, que uno ‘aprende más de los errores, que de los aciertos’. Dios es sabio con nosotros, y sabe cómo hacer que sus hijos vayan de nivel en nivel.

1 Pedro 1. 3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. 6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.

Aquí el apóstol Pedro comienza con una hermosa promesa, exaltando la misericordia de Dios para con nosotros, el cual nos hizo renacer, para tener una “Herencia incorruptible”, que ha sido reservada. Que impresionando verdad, ¿Alguno de ustedes a reservado un lugar en algún restaurante? Que emocionante promesa, ¿Dios puede mentir? ¿Retractarse de sus palabras? Sí esos lugares que reservan y te respetan, imagina esta promesa de esa herencia “ETERNA” y reservada de parte de Dios. Dice Pedro en lo cual se alegran, se gozan, ¿Pues como no estar alegres y gozosos? Con una herencia eterna, no es como la herencia del abuelo rico, que solo puedes disfrutar en esta vida. Aquí vemos un claro contraste:

Por un lado ustedes están gozosos por la “herencia eterna”, aunque ahora “un poco de tiempo” tengan que ser afligidos por diversas pruebas. Si notaron los dos conceptos contrastantes: eterna y poco tiempo. ¿Notan la gran diferencia? Eternidad y poco tiempo.

El contraste entre el sufrimiento humano y la eternidad de la gloria de Dios es claro. Por el momento la intensidad del sufrimiento parece severa, pero es a la vez pequeño y de breve duración comparado con la gloria de la eternidad (1:6; Ro. 8:18; 2 Co. 4:17)[1]

2 Corintios 4.17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Y vaya que Pablo sufría aflicciones, en azotes sin número; en cárceles, en peligros de muerte muchas veces.De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno, Tres veces he sido azotado con varas;una vez apedreado;  tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar, etc. (2 Corintios 11)

Ya sabiendo la grande promesa y el gozo que nos causa, no podemos dejar de lado la realidad de que vendrán pruebas, posiblemente aflicción si es necesario. ¿Cómo enfrentar eso? ¿Cómo prepararse si fuera posible? El Señor me enseñaba en esta semana que nuestra Iglesia en un tiempo atrás hasta hoy está siendo forjada y formada por las manos del alfarero. Sí, Dios está formándonos en la rueda, está haciendo figuras hermosas, con sus manos está trabajando en nuestra vida.

Jeremías 18. 3Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. 4 Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla.

5 Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 6 ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

Así nuestras vidas en este tiempo han estado en las manos del alfarero, que ha estado trabajando en la rueda, haciéndonos como mejor le parece, formando hermosas vasijas de barro. Y lo que Dios me enseñaba es que en este tiempo es cuando ya tiene la figura formada, es la hora de cocer el barro.

El proceso de la elaboración de vasijas es sencillo. Se obtiene el barro, se forma en el torno y se deja secar de uno a cinco días, dependiendo el tamaño. Después sigue la cocción primaria, esto es cuando el barro tendrá decoraciones, se deja 8 horas aprox. A una temperatura de 1000°C. Se barniza, se decora y finalmente se vuelve a cocer durante 9 horas y listo, obtuvimos una hermosa vasija de barro de Tonalá.

El fuego en la Biblia simboliza muchas veces, no siempre, pero si muchas veces las pruebas y aflicciones que tiene el cristiano. Así, pues la palabra de Dios es de que es el tiempo de la cocción del barro, nuestras vidas están siendo preparadas para obtener hermosas vasijas. ¿No te trae emoción? Pero a la ves miedo, o un sentimiento de duda por las pruebas que vienen. Leíamos que el oro se prueba con fuego, y que nuestra fe es mucho más preciosa que el oro. Las preguntas importante hasta aquí sería ¿En qué consisten estas pruebas? ¿Qué debemos hacer en ellas? Esto nos lleva al siguiente punto:

 II. El proceso delas pruebas.

Sin duda la parte clave para las pruebas es la intercesión de nuestro Maestro, él le decía a Pedro: “Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte”. Sin la ayuda de Dios, no podríamos soportar las pruebas de la manera correcta. Reprobaríamos a cada rato.

1 Pedro 5. 6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

Las pruebas tienen tres frentes, ya decía que la parte clave es la ayuda de Dios; pero de ninguna manera podemos descuidar los otros dos frentes. Lo básico es saber que él tiene cuidado de nosotros. Después, el segundo frente es satanás, debemos conocer que tenemos un adversario (rival, oponente, enemigo) que es el diablo, y que este hace bien su trabajo y anda alrededor ‘como león rugiente’ buscando a quien devorar. ¿Cuántas presas fáciles hay aquí? Y por esto el tercer frente es nosotros, ¿Qué haremos? Leímos: echando nuestra ansiedad sobre él, sed sobrios y velad. Estar atentos porque el diablo anda por allí. Repasemos: Dios de mi lado buscando que crezca, el diablo por el otro divirtiéndose cuando caemos, y yo estando atento a que tengo un enemigo que busca hacerme caer, pero tengo uno mayor que busca hacerme crecer. Resistencia es nuestra tarea.

9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Santiago 4. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.

¿Cómo nos oponemos a Satanás? Dice Pedro, estando firmes en la fe, sometidos a Dios, obedeciendo a Dios le damos ‘en la torre’ a nuestro enemigo. La palabra griega que traducimos “firmes” significa “sólido”; es decir, en cuanto a la fe, el creyente debe estar sólido e inconmovible. Sabiendo que nuestros sufrimientos y pruebas no son algo extraño. Nuestros hermanos en la fe en todo el mundo tienen los mismos tipos de padecimientos, la misma guerra contra satanás. Los hombres y mujeres cristianos a lo largo y a lo ancho del mundo sufren por Cristo. Dada la comunión de estos santos, esta información debe ser alentadora para los lectores y no debe sorprenderles (4:12).

1 Pedro 4.12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese.

Es muy significativo que Pedro haya terminado la carta con estas instrucciones sobre Satanás. Pablo hizo lo mismo en Efesios 6:10–20. Ambos apóstoles definen deberes muy grandes y difíciles para los creyentes pero son obligaciones que si se cumplen, frustrarán los propósitos del diablo y fortalecerán a la iglesia. El gran enemigo de la fe pondrá todo obstáculo para que el creyente no cumpla con ellos y todos tendremos que resistir sus ataques para poder cumplir la voluntad de Dios.

Pedro fundamenta su exhortación en su propia experiencia. Satanás busca a los que no lo consideran como adversario y no reconocen su poder. Busca a los autosuficientes, a los que no piensan con sobriedad ni velan en oración.La resistencia que hemos de poner es la fe. “La poderosa mano de Dios” es nuestra única esperanza. Traigamos al Señor toda nuestra ansiedad y debilidad. Sólo él es más poderoso que el díablo. Un motivo de ánimo es que el creyente no está solo. Los padecimientos y trampas que el diablo pone a los lectores de su misiva son los mismos que los creyentes que sufren en todo el mundo.[2]

Efesios 6. 10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación,  y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

Es muy clara la palabra de Dios cuando con prontitud ponemos atención, con estos versos claros en cuanto a nuestro trabajo en las pruebas, podemos cuestionar ¿Por qué reprobé en aquella prueba? Porque me va mal en áreas de mi vida, ¿Podemos ver cuál es nuestra falla cuando nos dan un 5 de calificación? Yo creo que podemos entender que hemos descuidado; cuando el diablo nos pisotea es porque hemos dejado de estar firmes en la fe, no oramos, no velamos, no estamos sobrios a los ataques.

  III. El Resultado de las pruebas 

Finalmente, la palabra del Señor para Pedro en aquella prueba grande que pasaría fue: “y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. Sin duda Pedro no volvió a ser el mismo desde aquella zarandeada como a trigo que Satanás le hizo pasar. Dios lo permitió con un propósito más grande que el sufrimiento momentáneo. Pedro negó tres veces a su Maestro, aun cuando insistía que él no lo negaría. 

Marcos 14.27 Entonces Jesús les dijo: Todos os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas serán dispersadas.28 Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. 29 Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no. 30 Y le dijo Jesús: De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces. 31 Mas él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo.

Es aquí donde al principio decía, que uno aprende más de los errores. Definitivo que esto marcó la vida de Pedro para siempre, ser cobarde en la prueba, negar al Señor, mentir. Sus lágrimas fueron derramadas por esta situación, pero la clave seguía siendo las palabras del Maestro: “Yo rogaré por ti, que tu fe no falte”. Y aquí la parte cumbre del mensaje:

1 Pedro 5. 10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Una vez vuelto, habla de madurez, de subir un escalón, de pasar de un lado del ario a otro. Aquí está el fin de la prueba, que aunque padezcamos por un poco de tiempo, aunque pasemos por ese fuego de la cocción, finalmente nos hará crecer, Pedro lo dice. Dios mismo nos perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá. Veamos la versión PDT:

“Pero Dios, quien los llamó para compartir su gloria eterna en Cristo, les mostrará todo su generoso amor. ¨Sufrirán por un tiempo¨, PERO después Dios los sanará, los fortalecerá, los apoyará y evitará que caigan. Él tiene todo el poder para siempre. Así sea”.

[Dios] los restaurará”. El significado básico de la palabra griega “restaurar” es el de arreglar lo que ha estado roto de tal modo que quede íntegro de nuevo. Pablo insta a los hermanos y hermanas cristianas a restaurar con ternura a la persona que ha caído en pecado (Gá. 6:1). En su misericordia, Dios toma al pecador caído y lo perfecciona; es decir, lo transforma en lo que debiera ser. Una traducción encomiable es la siguiente: “[Dios] se ocupará de que todo esté nuevamente bien” (BJer).

Y los hará fuertes, firmes, y estables”. La NVI tiene una serie de tres adjetivos, pero el griego tiene tres verbos: “os confirmará, fortalecerá y establecerá”. Dios sigue con la tarea de restaurar al hombre. Pedro dice que Dios hace fuertes a los creyentes en su fe. El apóstol recuerda las palabras que Jesús dijo en la noche de la traición: “He orado por ti, Símon, que tu fe no falte; y tú una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. (Lc. 22:32). En griego, Pedro utiliza la misma palabra que Jesús usó con él.

El verbo siguiente, que traducimos “los hará firmes”, sólo aparece esta única vez en todo el Nuevo Testamento y en toda la literatura griega. El último verbo “hará estables” significa literalmente “poner un cimiento”, y en sentido figurado, “establecer”. Estos verbos son sinónimos y sirven para enfatizar el significado de la obra de Dios en nosotros. Por medio de esta oración Pedro anima a los creyentes, quienes experimentan sufrimientos incontables por Cristo, y les da la certidumbre de que Dios está junto a ellos.[3]

El Padre Celestial permitía el sufrimiento de los lectores porque nada sucede sin su permiso; él controla todo y tiene su mano puesta sobre el termostato de las pruebas y vigila el reloj. Cuando sea el momento apropiado, quitará la prueba y volverá en gloria. “6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo”.

Este es el tiempo hermanos en el que Dios perfeccionará su obra en nosotros, como Pablo decía que estaba convencido que el que comenzó la obra en él, la completará. Es el tiempo dónde ya están formadas las figuras de barro, Dios ha moldeado nuestras vidas a su voluntad, es tiempo del fuego de la prueba, nuestra fe será probada. Y esa prueba es para demostrar que Dios ha estado trabajando, no es para vernos sufrir, es para seguir avanzando en el camino.

Después que hayamos padecido un poco de tiempo, Dios mismo, nos restaurará, nos fortalecerá, nos hará firmes y pondrá cimientos para establecernos y que nada nos haga caer; aunque vengan ríos, lluvias y vientos, no iremos a la ruina porque Dios estará allí, rogando, que nuestra fe no falte. Escuchemos las palabras del apóstol Pedro, él vivió el amargo sabor de caer, de ser zarandeado, pero Jesús rogaba por él, y el entendió que sólo bajo la mano poderosa del Señor podemos resistir al diablo, que sólo estando firmes en la fe podemos oponernos y frustrar los propósitos de nuestro adversario, que velando y orando podemos apagar los dardos de satanás. Y una vez vuelto, muchas cosas hermosas Dios hará por medio de nosotros. Pedro aquel discípulo atrabancado, arrebatado y sentimental, ese que fue sometido a prueba, en el horno, después sólo un tiempo después estaba predicando su primer sermón, y 3 mil hombres fueron alcanzados aquella vez, y Dios seguía trabajando en Pedro hasta conformarlo a un propósito eterno en Cristo. Un hombre maduro, una vez restaurado, se fortaleció, se afirmó y se estableció para siempre, un cristiano digno de tomar ejemplo.

Ojalá podamos ver la grandeza de nuestro Dios en las pruebas, y cada ves que venga una veamos que Él está con nosotros y que no permitirá una prueba  que no podamos soportar, y que al final de la prueba producirá una madurez y una sabiduría que de otra forma no alcanzaríamos. Así sea pues con nosotros.

11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.


[1]Kistemaker, Simon J: Comentario Al Nuevo Testamento: 1 Y 2 Pedro Y Judas. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 1994, S. 239

[2]Orth, Stanford: Estudios Bı́blicos ELA: Remando Contra La Corriente (1ra Pedro). Puebla, Pue., México : Ediciones Las Américas, A. C., 1991, S. 143

6.15: Is. 52.7.

[3]Kistemaker, Simon J: Comentario Al Nuevo Testamento: 1 Y 2 Pedro Y Judas. Grand Rapids, MI : Libros Desafío, 1994, S. 240


Descargar archivo

Pdf — Audio

+Predicaciones

Para descargar el archivo en formato pdf, txt o mp3 da click derecho en el icono que se requiera’ y da “guardar enlace”, “guardar destino” o “save tarjet as”

Casa de Oración Rancho Nuevo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s