¿Porqué el Ayuno ya no es tan común?


1.1 El Ayuno | El Sermón del Monte #44

Mateo 6. 16Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Vemos en este capitulo 6 el cristiano y su vida “religiosa”, del verso 1-18 Jesús enseña como es que se debe expresar estas obras, cuales deben ser las motivaciones y cuales son los comunes errores en ellas.

(1) Del versículo 2 al 4 se habla de dar limosna, (2) del 5 al 15 de la oración y en los versículos (3) del 16 al 18 del ayuno.

No quiere decir que son todas las prácticas piadosas del cristiano; pero de alguna forma estás encierran todas las demás posibles. El cristiano hace misericordia, tiene comunión con Dios y somete sus apetitos físicos con fines  y beneficios espirituales. El cristiano da al necesitado, el cristiano ora y el cristiano ayuna.

Cuando Jesús abre este nuevo tema, lo abre suponiendo y no dudando que los cristianos o discípulos del Señor ayunarán; como también lo hizo en la oración y en le dar.

v2 Cuando pues des limosna; El Señor presupone que sus seguidores darán limosna.

v5 Y cuando ores; tampoco hay una orden específica pero si es claro que presupone otra vez que los cristianos orarán.

v16 Cuando “ayunéis” no seas austeros… No está diciendo que no debe ayunarse; él está suponiendo que sus discípulos ayunarán; sólo les advierte que deben vigilar sus motivaciones  y no hacerlo como los hipócritas. ¿Cómo lo hacen los hipócritas? porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan”. Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos.

Debemos hacer lo correcto, las buenas obras, las caridades, practicar las misericordias, de eso no hay ninguna duda, el seguidor de Jesús hará buenas obras, porqué a Dios le agrada y es su naturaleza misma; pero  hay un peligro, y éste es, que lo hagamos con una motivación incorrecta.  Nuestra vida de piedad debe ser practicada, —No está en duda— pero con la motivación de mostrarnos delante de Dios y no delante de los hombres.

Hay ciertas dudas o distorsiones acerca del ayuno y es necesario observar algunas consideraciones previas.

I. Algunas consideraciones acerca del Ayuno.

Hoy en día muchos ‘desconocen’ acerca del ayuno, el cristiano no sabe que significa en esencia, no sabe cuanto y cuando se debe ayunar; hay personas que nunca han ayunado en su vida, han oído del ayuno, pero piensan que es un asunto para ciertas personas con llamados especiales, o que fue sólo para los judíos.

No hace falta ser un erudito para darnos cuanta que en nuestra biblia ese tema se menciona en repetidas ocasiones. Por ejemplo en al A.T. se menciona el ayuno en unos 40 textos y en el N.T. unos 30. Aunque también debemos reconocer que no se nos da una definición explicita del ayuno, ni tampoco hay un mandato específico que obligue al creyente a ayunar en determinado ocasión.

Aun así tenemos suficiente información como para saber que es y como se ha practicado y sí los resultados espirituales de está práctica piadosa.

El objetivo de este día es responder tres preguntas acerca del ayuno, que fueron seleccionadas estratégicamente para que entendamos y analicemos lo que Dios quiere decirnos.

Pregunta 1

¿Por qué razón hay tanta ignorancia y predisposición en lo tocante al ayuno?

Hay muchas razones y respuestas para responder a está pregunta, pero básicamente son tres:

a) Porque muchos evangélicos han reaccionado en contra de la iglesia católica romana, queriéndose diferenciar.

Casi todos tienen un transfundo católico. Porque la idea que tenemos del ayuno proviene de las practicas que se desarrollan entorno a esta religión y de paso es bueno decirlo, que incorrectamente se entiende. Queriendo obtener recompensas por tal ayuno, o querer abstenerse de cosas “malas” (pecado) sólo en esos días —Cuaresma.

El ayuno no es un sacrificio para que Dios nos conceda algo, ni para abstenerse de comida en ciertas fechas especiales. Entonces pues el ayuno se menosprecia debido a este entendimiento.

b) Porque muchos cristianos hoy en día desconocen la práctica del pueblo de Dios en el pasado.

Sólo ven lo que hoy la iglesia hace respecto al ayuno, ciertamente práctica olvidada. Vemos normal que no se le de importancia al ayuno hoy; por tanto para nosotros es normal no practicarlo. Es bueno tener un parámetro para comparar si el cristianismo actual tiene la razón o no la tiene.

Cuando estudiamos la historia de la iglesia nos encontramos que para los cristianos del pasado era muy común ayunar. Basta leer algunas de las biografías de los grandes hombres que Dios ha usado en el pasado para darnos cuenta que el ayuno era algo normal para ellos—David Brainerd, George Withefield, John Wesley. Y también basta ver la historia de los grandes despertares en el mundo, para entender que el ayuno ha jugado un papel importante en estos movimientos concedidos por Dios.

¿Eran estos cristianos exagerados o anormales? Al leer la historia del pueblo de Dios en el AT y NT, ¿Quiénes se encuentran más cerca de la “normalidad”?

Sí nos “echamos” un clavado a las escrituras nos encontraremos con que:

* Moisés ayunó cuando recibió los mandamientos.

* Josué  con el ejercito Josué 7.6

* David por su hijo que nacería con enfermedad 2 Samuel 12.16,

* Nehemías ayunó al saber el estado deplorable de su pueblo, Nehemías 1.4

* Lo mismo hicieron Esther y el pueblo de Israel, Esther 4.6

* Josafat en 2 Crónicas 20

* Los ninivitas cuanto escucharon la predicación de Jonás

En el Nuevo Testamento:

* Nuestro Señor Jesús ayunó 40 días,

* Pablo y Bernabé, Cornelio, la iglesia primitiva en Hch 13 y 14.

Algunos de estos ejemplos los analizaremos a fondos en la siguiente semana; pero esto nos debe situar en el contexto global de la biblia, y nos dice claramente que es una práctica común dentro del pueblo de Dios; era una experiencia continua. Por tanto nos podemos adelantar arriesgándonos a que somos los cristianos actuales los que nos hemos olvidado de estas cosas.

c) Vivimos en una época en la que se sobre-enfatiza en la búsqueda de deleite. (Hedonismo)

Pero en esta época se ridiculiza y rechaza todo aquello que tenga que ver con sacrificio; vivimos en una era de la comodidad, y esto nos ha hecho personas flojas. Nuestra única preocupación es saciar los sentidos, descansar, divertir, comer, ver, escuchar. Y el ojo nunca se sacia de ver, ni el oído de escuchar. La biblia lo expresa de la siguiente manera:

2 Pedro 2. 13recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores. 14Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición

¿Cómo podemos esperar que un tema como el ayuno sea bien recibido, si nosotros nos hemos amoldado a esta generación de comodidad?

Cualquier producto que analicemos está diseñado para “saciar” tu cuerpo, tu persona, tu autoestima; todo es para la comodidad, para el bienestar, el sentirse bien, verse bien. Vivimos para nuestro cuerpo. El dice dame de comer, ¿Qué hacemos?, Nos pide descanso, ¿Qué procuraremos hacer?, nos pide verse y sentirse mejor y seguramente buscaremos los medios para saciar nuestro cuerpo. En una era de comodidad ¿Que estamos haciendo los cristianos?

¡Preferimos ver televisión mil veces más que el “aburrimiento” de leer la biblia!

¡Preferimos escuchar música y muchas veces que no edifica antes que estudiar o meditar la palabra!

¡Preferimos descansar mil veces más que madrugar para orar por las necesidades!

¡Preferimos no ir a la iglesia y ser inconstantes, porque queda lejos, porque tengo muchos hijos, porque no tengo ganas!

¡Preferimos saciarnos de comida y pagar para que vengan enfermedades por exceso en la comida, antes que ayunar!

Y excusa, tras excusa, tras excusa ponemos para justificar nuestra flojera o nuestra falta de interés.

Realmente estamos sumergidos en este mundo llenos de comodidades, que los cristianos antiguos no las tenían; muchos lo único que tenía eran unos cuantos pergaminos de la palabra de Dios. Hoy en día tenemos tantos medios para que nosotros podamos valorar la palabra de Dios, el internet, los libros, biblias de estudio, biblias en audio, predicaciones, canciones y miles de canciones, etc, etc.

Somos los cristianos en la historia que más tenemos medios para crecer y lamentablemente somos los más desnutridos espiritualmente; la gran mayoría sólo se alimenta de lo que le dan en la iglesia cada semana  y así sobrevive cada semana—si bien les va, si no es que menos.

Necesitamos que Dios nos vuelva el hambre al cristianismo, estamos tan llenos de las migajas de este mundo, que nuestro cuerpo ya no le caben las cosas verdaderamente nutrientes.

Pregunta 2

¿Qué es al Ayuno?

Por definición en el griego:

Nesteuo (νηστεύω, 3522), ayunar, abstenerse de comer. Se usa de ayunar voluntariamente (Mt 4.2; 5.16, 17,18; 9.14,15; Mc 2.18,19,20; Lc 5.33, 34,35; 18.12; Hch 13.2,3).[1]

Abstinencia voluntaria de tomar alimentos por un propósito espiritual. Si no hay un propósito devocional/espiritual simplemente es un malpaso o una mala dieta y no tiene ningún sentido.

El dejar de comer no nos hará mas espirituales, ‘Él fin mismo del ayuno no es producir un hambre por Dios, sino más bien expresarla‘, ‘El dejar de comer no es para cambiar la voluntad de Dios por la nuestra, más bien es pedir que haga su voluntad en aquella situación’. No es para que a Dios le de pena de nosotros como aquellos falsos profetas de Baal que se golpeaban y hacían mandas, ¡No!

Ayunamos porque en ciertas circunstancias es necesario que echemos a un lado todo aquello que pueda ser motivo de distracción para dedicarnos de manera especial y por una razón especial a la oración y la meditación.

La palabra de Dios nos dice que cuidemos nuestro cuerpo, pero en este tiempo nosotros abusamos y somos esclavos de lo que nuestro cuerpo pide; el cuerpo vive demandado comida, demandando descanso, que tiene calor, que tiene frio, que le duele aquello y todo nuestro tiempo se nos va en saciar ese deleite y no necesariamente en deleites malos. Por esto, nos queda muy poco tiempo para la oración y el ayuno. Dejaremos de comer y beber para no tener ninguna distracción para con Dios.

El ayuno representa un hambre por Dios, al abstenerse de alimentos queremos expresar que hemos estado saciándonos de migajas del mundo y no hemos dejado espacio para Dios. No sentimos una necesidad ni un hambre de las palabras de Dios porque estamos saciados, y saciados de las cosas de este mundo, las terrenales.

Cuando experimentamos un estado triste —aunque no todos—, se va el hambre, cuando hay preocupación, necesidad, tristeza, luto, el hambre disminuye; así pues el ayuno es indicativo que hay una necesidad y que es más fuerte que el hambre natural.

Pregunta 3

¿Cuándo es apropiado para un hijo de Dios ayunar?

Si hacemos una revisión de cómo lo hacía el pueblo de Dios a lo largo de la Biblia podremos responder a esta pregunta con más exactitud.

a) Cuando se encontraban en un gran pesar —grande tristeza— a causa de su pecado delante de Dios; en esos momentos en el que se siente lo negro del pecado de una manera terrible y en ese momento es apropiado venir en ayuno al Señor.

Esdras 10. 6Se levantó luego Esdras de delante de la casa de Dios, y se fue a la cámara de Johanán hijo de Eliasib; e ido allá, no comió pan ni bebió agua, porque se entristeció a causa del pecado de los del cautiverio.

b) Una manifestación de dolor por circunstancias adversas de la vida.

Salmo 35.13 Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de cilicio; Afligí con ayuno mi alma, Y mi oración se volvía a mi seno.

c) Ayunando en medio de circunstancias difíciles.

2 Crónicas 20. 2Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. 3Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.

d) Cuando el pueblo necesitaban la dirección y capacitación de Dios en medio de tareas difíciles.

Por ejemplo el Señor Jesucristo ayuno 40 días en el desierto antes de comenzar su ministerio.

Mateo 4. 1Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

Siendo el hijo de Dios encarnado dependía totalmente del Padre, y ese signo de dependencia lo movió a buscar el rostro de Dios; no solo en oración sino también en ayuno.

Así mismo en la iglesia primitiva:

Hechos 13 1Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

Hechos 14. 23Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

La iglesia primitiva buscó la dirección de Dios, y lo hicieron en ayuno y oración; estos hombres y mujeres no ayunaban para sobornar a Dios, ni para darle pena, ni para ablandar a Dios, ¡No!, el punto esencial era su necesidad y de dependencia de Dios, que los llevaba a ayunar.

Esta generación que no ayuna como aquellos, ¿Será que no padecemos necesidades? ¿Que somos más poderosos? ¿Será que tenemos menos cosas de que arrepentirnos? ¿O menos dificultades que enfrentar? ¿O será que somos una generación cómoda? ¿Una visión más ligera del pecado?

¡Pienso que no! Seguimos siendo sus hijos necesitados, dependientes de su voluntad y su protección, dependientes de buscar su rostro y de dirección.

La importante del ayuno es la esencia y no las formas. Puede ser un ayuno colectivo, un ayuno individual, de un día, de más de un día, de tres. Lo importante es que en la necesidad, en el dolor, cuando necesitemos dirección, cuando sentimos tristeza por el pecado, en esos momentos debemos más profundamente humillarnos ante Dios, soltarnos a su voluntad, rendirnos ante Él, es un recurso que tenemos para expresarle el hambre que tenemos de que su voluntad y su reino vengan a nuestras vidas fuertemente. De expresar cuan necesitamos que se manifieste su presencia en nuestras iglesias, en nuestras casas, colonias, municipios, en nuestro país.

El ayuno con la actitud ah traído bendición a los hijos de Dios, y es que la biblia lo promete y no miente:

 

“Tu Padre que ve en lo secreto te recompensará”.

 La próxima semana veremos los beneficios y errores acerca del ayuno.

Nota cultural-histórica: Los fariseos ayunaban los Lunes y Jueves —dos días a la semana, según presumían ellos mismos, ver parábola del fariseo y el publicano Lucas 18, 9-14. Esto era según  una tradición que decía que Moisés cuando recibió las tablas de la Ley en el Monte Sinaí, había subido un Jueves y descendido un Lunes. Y los fariseos en estos dos días de la semana hacían todo lo posible para que la gente se diera cuenta que estaban ayunando. No se ungían con aceite, ni se lavaban el rostro como era costumbre para causar impresión en los hombres.

Descarga el archivo pdf aquí

 


[1]Vine, W. (2000, c1999). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Neuvo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Porqué el Ayuno ya no es tan común?

  1. This design is steller! You definitely know how to keep a reader
    entertained. Between your wit and your videos, I was almost
    moved to start my own blog (well, almost.
    ..HaHa!) Excellent job. I really loved what you had to say, and more than that, how
    you presented it. Too cool!

  2. es importante el ayuno pero debemos hacerlo con fines espirituales y tambien como Dios lo establecio u ordeno,e el A.T. Dios lo ordeno en el dia de la Expiacion o el dia del Perdon muy particularmente lo hicieron o lo practicaron hombres de Dios con fines espirituales pero nunca llegaron a la practica excesiva como lo hacen hoy en dia ciertas denominaciones en algunos casos los programan dos veces a la semana como los fariseos,es importante entender que no es la abstinencia del alimento el ayuno en si,la palabra de Dios es clara cuando nos explica en Isaias 58 acerca del verdadero ayuno que a Dios le agrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s