Ocupados de Vuestra Salvación con Temor y Temblor


Por Eduardo:

Muchos de nosotros, los calvinistas, hemos escuchado a los arminianistas decir que ellos toman su teología de la Biblia, mientras que los calvinistas imponen su visión sibre la Escritura divina, por lo tanto, obteniendo una teología errada. El análisis del día de hoy intenta aclarar esto.

Para los arminianistas, el hecho de asumir, como lo hacemos los calvinistas, que la soberanía de Dios antecede a las acciones humanas, le resta importancia espiritual a esas acciones humanas. Según los arminianistas, si la predestinación, presciencia o cualquier otro acto divino es la causa de la actividad humana, entonces, esta última es moralmente vacía.

Para ellos, esta idea de la soberanía de Dios antecediendo o causando las acciones humanas es algo aberrante e inaceptable. Pero, la visión arminianista, a pesar de que ellos no lo crean así, no está fundamentada en la Biblia. No conozco de ningún pasaje que hable del hombre actuando sinergísticamente con Dios, o que describa que Dios, como causante de las acciones humanas, le quite la responsabilidad al hombre por sus acciones o que esto le reste su valor espiritual.

En la Biblia, no vemos a Dios ni a los apóstoles preocupados con lo que preocupa a los arminianistas: Dios es el causante y el hombre es quien lleva a cabo la voluntad de Dios. Qué dice nuestro texto?

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2: 12-13


Claramente Pablo afirma la responsabilidad del comportamiento humano basado en el antecedente de causalidad divino. No deseo hacer un análisis muy profundo de este pasaje, pues quiero resaltar el error de los arminianistas con respecto a la soberanía de Dios como algo separado de las acciones humanas, pero antes de todo quiero hacer notar que Pablo no le está diciendo a los filipenses que deben hacer obras para ganar su salvación. Si leemos la introducción de esta carta, nos damos cuenta rápidamente que el apóstol se dirige a personas que ya son salvas. Toda la Biblia dice que una persona es salva únicamente por la gracia de Dios, no por obras. Por lo tanto, habiendo sido la Biblia escrita por una sola mente (Dios), no puede contradecirse, es por ello que este pasaje no dice que los creyentes deban hacer algo para ser aceptados por Dios y ser salvos.

Lo que Pablo quiere decir con la frase, “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,” es que debemos tener muy claro, nosotros, los que ya hemos obtenido esa salvación por la gracia de Dios, que debemos ser humildes. Qué quiero decir con esto? Sabiendo nuestras debilidades, incapacidades, inhabilidades, y nuestro vacío de todo bien. Debemos saber que nuestra salvación no fue basada en nuestros méritos, ni en que fuimos mejores que otras personas, pero solamente basado en la gracia y misericordia de Dios. Cuando tenemos claro esto, demostramos verdadero temor a Dios, pues sabemos que Él decidió salvar por Su puro placer a criaturas indignas de ser salvas. Ese es el temor y temblor del que habla Pablo. Juan Calvino escribió lo siguiente,

“A esto él los llama en esta afirmación. Pues de donde viene el orgullo sino de la seguridad  que produce la confianza ciega, cuando nos complacemos en nosotros mismos, y nos inflamos con la confianza en nuestras virtudes, más que descansar sobre la gracia de Dios. En contraste con este vicio es el temor a que él llama.” [1]

Pero ahora, quiero analizar el verso 13, “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer.” En griego koine la frase dice así, “theos gar estin o energon en humin.” Lo primero que vemos es que Dios es puesto primero en el griego para enfatizar Su rol vital en este proceso. Gar (porque)introduce la explicación y en el contexto explica como es posible para los creyentes obedecer la orden divina de ocuparse en su salvación. Este verso, según Wuest, “explica el rol de Dios (la soberanía de Dios) en la santificación del creyente mientras que el vers precedente explica nuestro rol (responsabilidad humana). Debe quedar claro que sin la obra de Dos en el creyente que está ocupándose de su salvación, la santificación genuina sería imposible.”

Para Pablo, Dios nos otorga el deseo y la capacidad o energía para obedecerle. Esta idea del hombre requiriendo un poder divino para obedecerle es ajeno a la literatura pre-cristiana excepto por el Antiguo Testamento. En el Antiguo Testamento vemos lo siguiente,

“En Judá también estuvo la mano de Dios para darles un solo corazón para cumplir el mensaje del rey y de los príncipes, conforme a la palabra de Jehová.” 2 Crónicas 30:12

“Jehová, tú nos darás paz, porque también hiciste en nosotros todas nuestras obras.” Isaías 26: 12

Y el apóstol Pedro escribe en su segunda epístola,

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” 2 Pedro 1:3

Qué cosas pertenecen a la vida y a la piedad? No son la salvación, la fe, el deseo de complacerle y hacer la voluntad de Dios a lo que se refiere Pedro? La verdad es que todas estas cosas nos han sido regaladas por Dios. Me pregunto que dirían los arminianistas de estos tres pasajes? El pueblo de Israel reconocía abiertamente la soberanía de Dios en otorgarles el poder para cumplir Su voluntad, así como los apóstoles. Entonces, porqué continúan ciertos hombres rebelándose conra la palabra de Dios?

Pero, continuando con el análisis, la palabra energon proviene de la raíz energeo que se refiere a un trabajo activo y efectivo. Pero lo que ignoran los arminianistas es que esta palabra está relacionada con la palabra theos (Dios), es decir describe algo que Dios hace. Qué es esto que Dios hace? Bueno lo que nos dice el pasaje es que Dios energiza a sus hijos para obedecer y servirle. Su poder permite su santificación.

El tiempo presente del verbo energon implica que Dios está continuamente energizando a sus hijos, no es algo que ocurre en el pasado, sino que ocurre todos los días, a cada momento, en la vida del creyente. Pablo no quería descreditar nuestra fiel obediencia, sino que sabía que detrás de nuestra obediencia y servicio aceptable a Dios está el poder energizante de Dios. Quién entonces va a recibir la gloria de todas nuestras acciones? Para los calvinistas, Dios, pues es Él quien produce en “nosotros así el querer como el hacer,” pero para los arminianistas, quizás no concientemente, el hombre, pues todo lo que el creyente hace para complacer a Dios proviene de su propio poder. Esto es una blasfemia, especialmente por lo claro que es la Biblia. Pablo enfatizó lo mismo en su epístola a los Corintios,

“no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto,
no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” 2 Corintios 3: 5-6

Después de escribir acerca de su deseo de presentar hombres completos en Cristo, Pablo explica coomo ocurre esto,

“para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.” Colosenses 1:29

William Hendriksen explica lo siguiente,

“El tostador no puede producir tostadas a menos que esté “conectado,” así que su cable de cromo es calentado por la electricidad de la fuente de electricidad de la casa. La plancha es inútil a menos que sea conectada al enchufe. No habrá luz en un cuarto por la noche a menos que la electricidad fluya a partir del cable de tungsteno dentro del bombillo, cada terminal de este cable estando en contacto con los cables de energía que provienen de la fuente de energía. La rosa del jardín no puede alegrar los corazones humanos con su belleza y fragancia a menos que obtenga su energía del sol. mejor aún, “Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.” entonces aquí también. Sólo entonces pueden y se ocupan los filipenses de su salvación cuando permanecen en contacto con su Dios…Por medio de la obra del Espíritu Santo trabajando en sus corazones, aplicando a sus corazones los medios de gracia y todas las experiencias de la vida, Dios es el ran y constante, el Trabajador efectivo, el Energizador, operando en las vidas de los filipenses, trayendo en ellos tanto el deseo como el trabajo. Noten: no solo el trabajo, pero hasta el deseo.” [2]

Los creyentes escogen comportarse de una cierta manera únicamente porque el Espíritu Santo está trabajando para producir en nosotros el querer hacer la voluntad de Dios. Dios energiza el corazón del creyente para esto. Esta es una increíble verdad. Todos los creyentes experimentan movimientos en su corazón hacia Dios. Estos deseos o movimientos son producidos por el Espíritu Santo. Nuestra parte es la de hacer nuestros estos deseos y no dejarlos pasar. Debemos tomarlos y hacer exactamente lo que estos sentimientos quieren que hagamos. Sólo así estaremos ocupados de nuestra salvación. Gracias a Dios, Él no nos deja a nuestros propios esfuerzos, los cuales son inútiles. La obra de Dios incluye la transformación de nuestra voluntad, así como el de nuestro trabajo. Pero Su obra no es algo pasivo, sino, a la luz del pasaje en estudio, es algo continuo.

Ahora, por lo que dice el pasaje, y contrariando a los arminianistas, no podemos decir que “todo depende de mí.” Esto hace del cristianismo una lista de quehaceres negando el versículo 13. Pero, por otro lado, no podemos quedarnos sentados esperando a que Dios haga algo, desobedeciendo la enseñanza clara de la Biblia (versículo 12).

John Piper dice con respecto a este pasaje,

“La soberanía de Dios en la santificación no remueve nuestra obligación. Sino que la hace posible…El trabajo soberano de Dios en nosotros es nuestra única esperanza de que lucharemos hasta la madurez. La obra de Dios y Su deseo en nosotros no hace de nuestro trabajo algo sin meta, sino que lo hace posible. Nosotros obedecemos y trabajamos. Es nuestro acto y escogencia. Pero detrás de nuestro trabajo y deseo está Dios otorgándonos el deseo y el trabajo. Verdaderamente es nuestra obra y realmente Su regalo. Es verdaderamente nuestro deseo y realmente Su regalo.” [3]

Y C. S. Lewis escribió algo sumamente interesante,

“Las Escrituras resuelven todo el problema de la gracia y el libre albedrío, ” ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” – puro Pelagianismo. Pero porqué? “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” -puro Agustinianismo (él argumentaba que sin gracia no podía haber salvación). Presumiblemente son sólo nuestras presuposiciones que hacen que esto parezca algo sin sentido.”

Entonces, los creyentes hacemos la voluntad de Dios, y deseamos hacerla, no porque tengamos el poder de hacerlo, pues la Biblia es clara en que ningún hombre que no haya nacido de Dios puede hacer algo para complacerle, sino que lo hacemos porque es Dios el que produce ese deseo y nos energiza para que lo podamos hacer. Esta es la verdad establecida por la palabra de Dios, y algo que debemos tomar por verdad para que Dios sea totalmente glorificado en nuestras vidas.

Sujetos a la Roca

_________________________________________

[1] John Calvin. Commentary on Philippians. Philippians 2: 12-16.

[2] Hendriksen, W. New Testament Commentary: Exposition of Philippians. Página 122.

[3] John Piper. Let Us Press On To Maturity.

Anuncios

17 comments

  1. Manuel · marzo 14, 2009

    Saludos a quien administra este blog. Me llamó la atención el uso del griego para explicar el texto Flp. 2.13 . En realidad, un arminiano estaría completamente de acuerdo con la explicación de Dios como “el que obra en vosotros” (ver el comentario de Gordon D. Fee, Paul’s Letter to the Philippians). Creo que un libro interesante para comprender la teología arminiana es Roger E. Olson, Arminian Theology: Muyths and Realities. Eso ayudará a desterrar algunos mitos con relación a los arminianos (podría decirse que J. Wesley era “blasfemo”). Por otro lado, se le debe prestar atención a la doctrina calvinista de la perseverancia en contra de la seguridad “Sin embargo, hay que advertir a los fieles que se examinen a sí mismos con diligencia y humildad para que , en lugar de la certidumbre que deben poseer, no penetre en su corazón un sentimiento de seguridad carnal” (cf. Inst. III,II,11). Bendiciones.

  2. Manuel · marzo 14, 2009

    disculpa, esta expresión es en pregunta: “¿podría decirse que j. Wesley era ‘blasfemo’?”

  3. jnthn17 · marzo 15, 2009

    Manuel, estoy de acuerdo en lo de examinarse y que alguien puede tener una seguridad carnal…

    Tu pregunta no la comprendi…

  4. Manuel · marzo 15, 2009

    Jnthn17, en realidad mi pregunta con relación a Wesley era retórica. Pues, en el artículo se atribuye a los arminianos:
    “para los arminianistas, quizás no concientemente, el hombre, pues todo lo que el creyente hace para complacer a Dios proviene de su propio poder. Esto es una blasfemia, especialmente por lo claro que es la Biblia.”
    Como dije, eruditos arminianos están de acuerdo con la interpretación de Flp. Por eso, ¿en qué teólogo arminiano se basa para afirmar que un arminiano cree que “todo lo que el creyente hace para complacer a Dios proviene de su propio poder”?
    Saludos

  5. Eduardo · marzo 16, 2009

    Manuel,

    Te equivocas en la posición de Wesley. Wesley en su comentario de Filipenses 2: 12-13 deja ver claramente que su posición es muy diferente a la calvinista. Para Wesley, el verso 13 representa a Dios alentando al hombre a hacer lo que el hombre puede hacer por su propia voluntad. Calvino deja claro, contrario a Wesley, que de Dios proviene la inclinación y el poder para hacer. Para Wesley Dios alienta al hombre, como si fuera una porrista; pero para Calvino y los reformados, Dios es la fuente del deseo y el poder para hacer y trabajar la salvación y todo lo que el creyente hace.

    Esa es la diferencia entre los arminianistas y los calvinistas. La posición arminianista es humanista, mientras que la calvinista está centrada y basada en el poder de Dios. Por ello el hombre no tiene de que gloriarse.

  6. Juan · marzo 16, 2009

    Hola Manuel

    Mi nombre es Juan y por lo que veo vas buscando una respuesta sobre qué teólogo arminiano cree que la salvación se basa en su propio poder o decisión.

    Si es eso lo que quieres saber la respuesta es fácil. El mismo Jacobo Arminio creía que el ser humano no estaba totalmente depravado y que en sí mismo no había perdido el libre albedrío para escoger libremente su salvación, por tanto la decisión final de ser salvo o no estaba en el hombre y no en Dios.

    Él y sus seguidores pensaron y piensan que el Espíritu Santo solo persuade al pecador pero que la última decisión está en el hombre, ya que según Arminio y los arminianos la gracia de Dios puede ser resistida.

    Los reformados creemos que el hombre está totalmente depravado y que de ninguna manera es libre para decidirse por Dios. Cuando único se habla en la Escritura de la libertad del ser humano es después que el Hijo de Dios le hace libre, mientras tanto llega ese día es esclavo de su pecado y éste le domina, de manera que su liberación depende exclusivamente y al 100 % de la decisión de Dios, nunca de la del hombre.

    Un preso no puede liberarse a sí mismo pero si alguien desde afuera le abre la puerta, este queda libre, de manera que su liberación depende únicamente de aquel que desde afuera abre la puerta y en este caso me refiero a Cristo.

    El ser humano carece de libre albedrío para las cosas espirituales. Si no somos capaces de entender la naturaleza humana después de la caída tampoco podemos entender la doctrina de la gracia y soberanía de Dios.

    Infórmate sobre lo que opinaban san Agustín y los reformadores sobre el libre albedrío y verás lo que te digo. Si quieres ver la opinión de Lutero busca la Confesión de Augsburgo y verás.

    Espero haberte ayudado en algo hermano.

    Qué Dios te bendiga!

  7. Manuel · marzo 17, 2009

    Es bueno entablar este diálogo en buen espíritu cristiano, y más aún como hermanos en la fe. Mi interés se debe a que, como dice GD Fee, antes de decir “yo estoy en desacuerdo” debería decir “yo entiendo.” Mi punto es que en cualquier discusión debemos representar las posiciones contrarias adecuadamente. Aclaro que no soy arminiano y discrepo con la soteriología arminiana, pero es mi deseo comprender dicha teología, representarla adecuadamente, y sobre esa base discrepar.

    Eduardo,
    Gracias por tu respuesta, lo aprecio. En mi lectura del comentario de Wesley sobre Flp. 2.13, no le veo presentando a Dios alentando al hombre como “una porrista”. ¿Has revisado lo que Wesley dice comentando Ef. 2.8? No creo que estés representando a Wesley adecuadamente. Sé de los desacuerdos de Wesley con la teología calvinista, pero a pesar de ello Wesley pregunta “¿En qué podemos llegar al mismo borde del calvinismo? (1) Al adscribir todo bien a la libre gracia de Dios. (2) Al negar todo libre albedrío natural y todo poder antecedente a la gracia. Y, (3) Al excluir todo mérito del hombre, aún por lo que él tiene o hace por la gracia de Dios.” (Albert Cook Outler, John Wesley: a representative collection of his writings, 152). Esto último favorece al calvinismo y ¡proviene del propio Wesley!

    Juan,
    Agradezco mucho tu respuesta. Creo que una lectura de lo que dice Arminio sobre el libre albedrío aclare esto: “Esta es mi opinión concerniente al libre albedrío del hombre: En su condición primitiva como él llegó de las manos de su creador, el hombre fue dotado con una porción de conocimiento, santidad y poder, cuando le capacitó para entender, estimar, considerar, decidir, y realizar el bien verdadero, según al mandamiento entregado a él. Todavía ninguno de estos actos él podría realizar, excepto mediante la asistencia de la Gracia Divina. Pero en su estado caído y pecaminoso, el hombre no es capaz, de y por medio de sí mismo, ya sea para pensar, decidir, o para hacer lo que es realmente bueno; pero es necesario para él ser regenerado y renovado en su intelecto, afectos o voluntad, y en todos sus poderes, por medio de Dios en Cristo mediante el Espíritu Santo, que él puede estar calificado justamente para entender, estimar, considerar, decidir, y realizar lo que es verdaderamente bueno. Cuando él es hecho un participante de esta regeneración o renovación, considero eso, puesto que él es liberado del pecado, él es capaz de pensar, decidir y hacer aquello que es bueno, pero todavía no sin la ayuda continua de la Divina Gracia.” (Jacobus Arminius, Works of James Arminius, Vol. 1, “A Declaration Of The Sentiments Of Arminius On”, 5,3).
    Contrario a la creencia popular, Arminio no afirma que el hombre puede escoger libremente su salvación. A mi juicio, hay aspectos de la teología arminiana y la teología calvinista que son comunes, pero es evidente que hay elementos discordantes. Sin embargo, no atribuyamos a los arminianos de cosas que no dicen. Espero que podamos seguir dialogando.
    Dios les bendiga.

  8. Juan · marzo 17, 2009

    Dios te bendiga Manuel!

    Quiero romper una lanza a favor de Jacobo Arminio en el sentido de que los hay que son más arminianos que el mismo Arminio.

    Dicho esto y, como te dije anteriormente, Jacobo Arminio no negaba la asistencia de la gracia de Dios para la regeneración del ser humano, pero el inconveniente está en que ésta gracia no era la única causa de su salvación sino “una ayuda”, de modo que la otra parte era una contribución o cooperación humana. Esto le llevó a ser declarado hereje por el Sínodo de los reformadores en Dort, pues quebrantaba el mayor lema de la reforma respecto a la salvacion, a saber, “Sola Gratia”, “sólo la gracia”.

    Ese pequeño porcentaje de colaboración humana, aunque solo fuera simbólicamente un 0,1 % daba lugar al hombre para gloriarse y jactarse de su contribución, algo que siempre negaron los reformadores y la misma Escritura.

    ¿Te beberías un vaso de agua que solo tuviera un 1 % de agua putrefacta de las cloacas? Seguro que no. Pues igual de despreciable es a los ojos de Dios que el hombre crea que puede hacer algo por su salvación. Recuerda que, según el profeta Isaías, la obra o acción humana es vista a los ojos de Dios como trapos inmundos.

    Para Arminio la Gracia de Dios no es la única causa de la salvación del hombre sino una asistencia o contribución de Dios para la misma.

    ¡Esa es la diferencia con la teología reformada! Por eso lejos de tener algo en común quiero decirte que son totalmente irreconciliables.

    Sobre John Wesley decirte que tuvo un acercamiento a la doctrina reformada gracias a su amistad con Whitefiel, pero a mi juicio se quedó a medio camino, lo cual no significa que haya dejado de ser un hombre de Dios.

    Un saludo.

    PD. Yo también glorifico a Dios por tu buen espíritu.

  9. Giezi Hernandez · abril 10, 2009

    Yo no tengo preguntas ni respuestas solo creo en la Biblia.

    Somos Salvos por la fe; pero, la fe verdadera.Todo el capitulo 2 de Santiago explica esto, no solo que la fe sin obras es muerta, si no mucho mas.

    Una vez que somos salvos y sellados con el Espiritu Santo si podemos pecar; muestra de esto Effecios 4:30 habla de contristar al Espiritu con el pecado.

    Al ser salvos realmente y aclaro sellados con el Espiritu de DIOS y que segun effecios 4:30 podemos pecar dice la Biblia que horrenda cosa es caer en manos del DIOS Vivo al que peca deliverada mente y lo dice a los verdaderos critianos en Hebreos 10:26 al 39.

    Mas al segir ablando de una salvacion que tenemos no la podemos rechasar; porque, podemos rechasarla y recivir justa retribucion de parte de DIOS.

    Por lo tanto a los que somos santos de DIOS y salvo por su gracia, nos devemos a una vida de luz que para lograrla enfrentamos el combate del cristiano cosa que demuestra que el enemigo constante mente nos trata de arrebatar la corona, más de esto en Santiago capitulo 1 y el cuatro

  10. Giezi Hernandez · abril 10, 2009

    Disculpen se me envio la primera parte del comentario sin querer y con ortografia sin revisar.

    Sigo. santiago capitulo 1 y cuatro al mismo tiempo que Efesios 6:10 y efesios capitulo 5, por lo tanto si DIOS aborrese el pecado no devemos tener amistad con el mundo Santiago capitulo 4 y nos encomienda DIOS ser portadores de luz para que sea demostrado su Nombre a traves de nuestra vida pura y en total ocupacion de esto para buestra salvasion más en filipenses 2:12.

    la Biblia demuestra que el que persebera sera salbo y el que no persebera en una vida de luz no, Mateo 10:22, filipenses habla de segir asta alcanzar la meta y señala que pablo no creia aberla alcanzado y en primera de corintios 9 del 24 al 27 demuestra que podemos ser eliminados.

    Mucha palabra hay de perder la salvacion como 2Pedreo del 18 al 22. Ejemplos de desobedecer y ser quitados Ananias y Safiras Hechos 5:1 al 11, las virjenes mateo 25:1 al 11, pero esto es interpretado por muchos de diferentes formas mas yo quiero ir a algo mas objetivo como mateo 21 y 23, y aun más como la apostacia que es el nombre dado a los deceptores de la fe y apostacia no es mas que alejarse de donde se estuvo y se estubo de verdad, la fe 1timoteo 4:1 al 5, tambien la Biblia habla de un pecado inperdonable que es Blasfemia contra Espiritu Santo en Mateo 12:31 y 32. Para culminar les dejo estos pasajes que marcan quien es salvo y quien no porque y que conlleba a esto; para no ser mas extenso se encuentra en los mensajes de Cristo a su iglesia o sus iglesias ,OJO esto demuestra que son su pueblo escojido y que se preocupa por sus errores y ordena la solusion y la condenacion si no es tomada en cuenta su palabra para rectificar sus herrores, lo podemos encontrar en Apocalipsis capitulo 2 y 3 pero lo mas notorio y afirmador de que podemos perdernos una ves que somos su iglesia es el pasaje en el capitulo 3:5 El que venciere sera vestido de vestiduras blancas ; y no borrare su nombre del libro de la vida y confesare su nombre delante de mi Padre, y delante de sus anjeles. Ahora y al que no Venciere que le susedera y DIOS no miente ni amenaza para no cumplir, el cumple y este mensaje es para su iglesia los que le an aceptado no para los que haun no le conosen sino para los que estan en la vida y en el campo de batalla para obtener la meta que es la salvacion.

    Que DIOS les vendiga . perdonen mi ortografia.

  11. Giezi Hernandez · abril 11, 2009

    ?y al que no venciere que le susedera? quise decir eso.

    Bendiciones

  12. Jonathan · abril 13, 2009

    Giezi, todos los versiculos que menciones son dignos de una exgesis y correcto estudio en su contexto; contestando a tu pregunta el que no venciere que le sucedera??

    Si vez en 1Jn 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

    El que vence es nacido de nuevo, no es alcanzando algo, la salvacion no es una recompensa y tu confundes las recompensas con la salvacion, si la salvacion fuera por obras de justicia tendriamos de que jactarnos, para muestra un boton:

    Rom 4:2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios.

    Tit 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

    Y para abundar mas sobre el pasaje de la iglesia de Sardis que aparece en el capitulo 3 de Apocalipsis, te recomiendo este post.. de sujetos a la roca http://sujetosalaroca.org/2009/04/03/descifrando-pasajes-dificiles-apocalipsis-3-5/

    Donde hace una correcta exegesis de este pasaje…

    Saludos.

  13. Giezi Hernandez · abril 16, 2009

    Gracias Jonathan: bendicines para tu vida; quiero que conoscas que no coincido con algunos puntos de la explicacion en apocalipsis del verciculo; porque le pudiece interpretar de ciertas formas un poco diferentes y no solo basado en ese fragmento del libro de apocalipsis, si no tambien en otros libros; pero eso no es lo que quisiera ablar devido a que no todos los cristianos coincidimos en lo mismo. Mas bien le pregunto, que consecuencias trae no tener la doctrina de Armino?, y me refiero a que yo creo que la salvacion no esta segura del todo, y que representa esto para DIOS?. Muchos cristianos y fieles en la fe no creen en ser salvos siempre salvos, reprecentaria esto un pecado? y si lo fuese que factor lo jusgaria? y cual es su condenacion? ademas seria la persona no arminista un falso ante los ojos de DIOS?, me refiero algien sea un cristiano verdadero quien vive una vida pura ante DIOS. representaria esta diferencia de doctrina un camino ala perdicion eterna?

    Gracias Jonathan y que DIOS le guarde y bendiga en todo.

  14. Jonathan · abril 16, 2009

    Giezi, conforme vas creciendo en gracia y conocimiento tu seguridad en cuanto la salvación se va haciendo mas firme, ya que todas las escrituras enseñan dicha seguridad, ademas muchos!! cristianos no conocen ni siquiera la doctrina de Arminio que son los que plantean en 5 puntos que la salvación no es toda de Dios y que se puede perder ya recibida, este movimiento surgio para refutar a Juan Calvino en su doctrina y mas que nada para refutar al los Hipercalvinistas que tenian un concepto extremo del calvinismo..

    No creo que sea pecado no conocer estos 2 puntos de division del cristianismo, ya que un 80% del cristianismo no conoce la historia. creo que estas confundiendo la doctrina calvinista con la arminiana; aun asi hay cristianos que viven una vida santa y pura sin saber que existen tales conceptos…

    Lo que si puede reiterar es la seguridad de la salvacion, y conforme vas creciendo tu firmeza en Cristo es mas segura.

  15. Jonathan · abril 16, 2009

    Una de las razones por las que los creyentes luchan con la seguridad de la salvación, es porque están mirando hacia el lugar equivocado. Un error común es que quitamos nuestros ojos del Salvador y comenzamos a mirar nuestra propia fe o miramos nuestra propia vida. Cuando fijamos la mirada en nosotros mismos, nos desanimamos muy pronto.

    Cuando miro mi propia fe, me desanimo. Mi fe parece vacilante. Mientras más miro a mi fe, tanto más empiezo a dudar y a preguntarme: “¿Creo realmente como debo? ¿Es mi fe suficientemente fuerte? ¿Soy realmente un creyente verdadero?” Esto es lo que usualmente sucede cuando quitamos nuestros ojos del Señor y los ponemos en nuestra débil y frágil fe.

    Otro problema parecido es cuando miro mi propia vida cristiana. Contemplo la manera en que he estado viviendo—mis faltas y fallas y fracasos. Y comienzo a pensar, “¿Cómo puedo ser salvo si vivo así? Estoy tan lejos de ser lo que yo sé que Dios quiere que yo sea. ¿Soy realmente Su hijo?”

    Pero Dios nunca ha dicho que miremos nuestra fe para tener la seguridad de la salvación. ÉL nunca ha dicho que miremos nuestra propia vida y nuestras propias buenas obras o la falta de ellas. No, Dios nos dice, “Puestos los ojos en Jesús, el Autor y Consumador de nuestra fe” (Hebreos 12:1-2).

    Qué diferente es cuando pongo mis ojos en el Salvador! Mientras más miro, tanto más descubro lo maravilloso que es mi Salvador y lo perfecta que es la salvación que ÉL ha obtenido para mí. “La fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios” (Rom.10:17), porque es en la Palabra donde yo veo a mi Salvador y aprendo de Su suficiencia. Mi fe no es maravillosa, sino mi Salvador es maravilloso y es en ÉL en Quien estoy confiando. No estoy confiando en mi fe, no estoy confiando en mis buenas obras, sino que estoy confiando en mi Cristo. No soy una persona con una gran fe; soy una persona con poca fe en un gran Dios. Mientras más pongamos nuestros ojos en el Señor –

    en quién es ÉL, en lo que ÉL ha hecho, en lo que ÉL ha dicho—tanto más tendremos esa bendita seguridad.
    La fe no es una cosa complicada. La fe es simplemente mirar a Cristo (Isaías 45:22; Juan 3:14-16). Fe es ver a Cristo tal como Dios lo retrata en Su Palabra. La pregunta no es, “¿Cuán grande es mi fe?” La pregunta no es, “¿Cuán bueno es mi andar?” Sino, la pregunta es más bien, “¿Cuán bueno es mi Salvador?” La pregunta no es, “¿Estoy confiando?” sino “¿EN QUIÉN estoy confiando y en cuál dirección estoy mirando?” En vez de escudriñar desesperadamente nuestros engañosos corazones tratando de encontrar fe, necesitamos escudriñar con gozo la Palabra de Dios tratando de encontrar a Cristo.

    Spurgeon dijo una vez, “Miré a Cristo. La paloma de paz voló a mi corazón. Miré a la paloma de paz. Se alejó volando.” Lo mismo puede decirse de la fe. Fe es fijar los ojos en el maravilloso Salvador de pecadores. Cuando quito mis ojos de Jesús y comienzo a contemplar mi fe o mi propia calidad de vida, entonces es cuando tengo problemas. Necesito apartar mi vista de mí mismo y mirar al Señor.
    La vida cristiana debe continuar igual como comenzó: “De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo (mirando a ÉL con sencilla fe de niño), ANDAD EN ÉL” (Colosenses 2:6). Pongamos nuestra mirada en el amante Salvador y avancemos con toda nuestra confianza puesta en ÉL.

  16. Jonathan · abril 16, 2009

    Y para concluir, me gustaria recomendarte un estudio acerca de tal seguridad, estoy de acuerdo que hay mucho que toman la gracia de nuestro Señor Jesucristo como libertinaje; pero este tema es amplio y no podra ser estudiado en una sola sesion para entenderlo…

    Te recomiendo estas 2 series de Casa de Oracion.

    La seguridad de la Salvacion y el libro de Romanos..
    La puedes encontrar en la seccion de predicaciones o la misma web de dicha iglesia..

    https://preparadelcamino.wordpress.com/predicaciones/

    http://www.casadeoracionmexico.info/segurosencristo.htm

    http://www.casadeoracionmexico.info/romanos1.htm

    http://www.casadeoracionmexico.info/romanos2.htm

    http://www.casadeoracionmexico.info/romanos3.htm

    Es un buen de estudio aprox. 50 enseñanzas.

    Saludos.

  17. jesus david mayoral lopez · septiembre 25, 2015

    ….me parece que le falta enfoque tanto al estudio como a los comentarios. Quizás la palabra correcta es precisión.
    Si la salvación corresponde única y exclusivamente a Dios y Dios es el que actúa en nosotros tanto en el querer como en el hacer, entonces se presentan los siguientes elementos que deben resolverse:
    1. Cuándo el hombre peca y se separa de Dios. Es responsabilidad de Dios el hecho de que el hombre peque una y otra vez y de forma reiterada?

    Como esta hay n cantidad de preguntas que surgen de la postura de darle a Dios toda la responsabilidad….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s